Lupe Andrade Salmón

Una columna de opinión, fracasada

miércoles, 24 de junio de 2020 · 00:11

Hace 10 días que estoy en Yungas, en espléndida soledad y aislamiento total.  A la distancia veo Chulumani brillando al sol, y regadas por aquí y por allí,  las casas de las comunidades vecinas.  No hay nadie cerca a nuestra casa.  Aquí estoy tranquila y feliz, acompañada unos breves días por mi hija, y siempre por los recuerdos de mis padres y abuelos, dentro de la serenidad que ofrece la soledad en esta crisis impensable de salud.

Quería, como casi siempre, ofrecer a los lectores un punto de vista fresco, diferente, un poco más esperanzador.  Estuve cavilando, y anoche, a punto de dormir, escuché mi celular.  Número desconocido.  Una voz de mujer, educada –quizás locutora o política- empezó a hablar: “Amiga. Mentiras, todas éstas son mentiras, dicen que hay enfermos y muertos, pero es mentira; lo que quieren es encerrarnos, quieren que nos encerremos y no vayamos a ninguna parte, para quedarse en el poder.  No hay que dejarse engañar, porque no pasa nada...”. 

“¿Quién habla? ¿Quién es usted?” intercalé, confundida.  Inmediatamente, se cortó la comunicación.   No se quién llamó, aunque quedó claro que la motivación era y es política.  Pensar que probablemente alguien pague para que llamen a diversas personas, esparciendo esa historia de mentiras y dudas, me puso los pelos de punta.  Con tal de tener credibilidad política, alguien está dispuesto a poner en peligro las vidas ajenas.  Terrible.

Ahí, casi perdí la esperanza de ser esperanzadora.  Aunque puedo ver a lo lejos, hasta el Mururata y más allá, o las nacientes del río Beni, no puedo ver el futuro posible o probable que nos espera.  En los Yungas el virus no es mentira: es verdadero, terrible y cada vez más presente.  Huancané, Coripata, Coroico, Cuchumpaya y Chulumani han reportado víctimas, desde uno o dos casos, hasta seis u ocho.  No hay dónde atender a los enfermos.   La gente se queja del gobierno.  Los comprendo, porque en Chulumani hay un bello hospital edificado por la gestión de Evo Morales, hace varios años, pero allí no pueden atender esos casos.   Una vez construido el hospital, hecha la entrega con cámaras de televisión y promesas,  nunca fue equipado, lo repito: nunca fue adecuadamente equipado, de modo que la estructura está allí, cada vez un poco más deteriorada, pero  nunca llegó a funcionar como un hospital de verdad: fuera de unas cuántas camas para obstetricia y algunos cuidados básicos, no tienen nada; sirve más para diagnóstico que tratamiento.  Los enfermos no saben dónde ir, y con frecuencia su estado es ocultado por las familias, quienes no quieren ser víctimas de ostracismo.

Todos tienen miedo, a medias, pero nadie sabe qué hacer al respecto.  Barbijo, sí, pero no saben bien cómo se usa, cómo se desinfecta, y cómo mantener el distanciamiento social.  Esa estrategia no funciona en una zona donde los cultivos de coca son trabajados mediante el ayni: tú me ayudas, yo te ayudo.  Cuando no pueden reunirse, el trabajo no se hace.  Y si algo se logra cosechar, ¿cómo vender esa hoja de coca sin violar los protocolos de seguridad? 

A través de los años, la coca se volvió el monocultivo de la zona.  Muy pocos pobladores tienen árboles frutales; menos aún tienen chacras de yuca o walusa, o crianza de gallinas o corrales de cerdos.  Había y hay coca, coca y más coca.

Con el cinturón apretado, el bolsillo medio vacío y una enorme interrogante con respecto al futuro, los yungueños se enfrentan hoy a una doble crisis: desaparición de mercados de coca “alternativos”, y la amenaza del Covid-19. Me pregunto: ¿qué harán mis compañeros de comunidad? Y una pregunta arrastra a la otra: ¿qué haremos todos los bolivianos con respecto a las elecciones? ¿Qué haremos para enfrentar la crisis económica que se nos viene encima como un tren descarrilado?

Aún aquí, en la cima de nuestra pequeña montaña, mirando el cielo azul y los pájaros que vuelan bajo el sol radiante, tengo dudas con respecto al futuro inmediato y al futuro a mediano y largo plazo.  El privilegio de la soledad es real: muchas personas no pueden lograrlo; en realidad, la mayoría no tiene el privilegio de poder aislarse.  No encuentro cómo motivarlos, cómo encender la luz de esperanza en sus vidas.  Esperan encogidos, temerosos, a que el virus toque su puerta, pase entre las bolsas de coca sin vender, y los sacuda.  Tengo el alma atribulada, y no puedo, ni mirando flores y frutas, ser optimista sobre mi región o mi país.  

¿Quiénes están haciendo el plan maestro para sacar a Bolivia adelante?  Eso es más que opinión: es una tarea urgente y esencial.  Otros países ya están en aquella etapa de planificar el retorno a lo que vaya a ser nuestra nueva normalidad.  Eso es lo que necesitamos, un plan de verdad, con datos e información confiable y propuestas serias.

  
Lupe Andrade Salmón es periodista.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

115
9

Otras Noticias