Puka Reyesvilla

Verde (no) es mi color

viernes, 5 de junio de 2020 · 00:12

Una cromática declaración le costó el cargo al exministro de Minería. Antes de que las aguas se enturbiasen más, la Presidenta decidió echarlo; una decisión, a mi juicio, apropiada. Vaya uno a saber, sin embargo, si lo hizo por convicción o lo hizo para no comprometer más su ya desgastada imagen. Es decir, si lo hizo como Presidenta (hipótesis 1) o como candidata (hipótesis 2). En cualquier caso, el asunto continúa dando tela para cortar. A propósito, mientras escribo estas líneas –miércoles 4, 22:26 horas- el ministerio continúa en acefalía, confirmando el rasgo presidencial de tomarse sin prisa estas minucias, dado que primero está la salud de los bolivianos.

En lo que a mi pluma respecta, ésta comenzó a trazar coloridas conexiones entre lo sucedido y otras historias teñidas de verde, de las cuales daré cuenta enseguida.

Lo primero que trazó fue la lejana rememoración de la línea de campaña del candidato Juan Pereda Asbún, delfín de Hugo Banzer en las elecciones de 1978, primer intento fallido de retorno a la democracia luego de una seguidilla de golpes, con algún interregno constitucional en el camino. Estamos en los albores del proceso que finalmente, felizmente, nos llevó a salir de las dictaduras.

Más allá de lo abominable que fue aquella elección –anulada porque el escrutinio arrojaba más votos que votantes- en lo que podríamos denominar la prehistoria del marketing político en Bolivia, el eslogan del candidato de marras no tenía desperdicio: “Verde es mi color”. No sé a quién se le habrá ocurrido, pero, con un retraso de 42 años, le reconozco cinco estrellas.

Ese mismo tiempo ha transcurrido para que otro verde aparezca con relativa fuerza en el ambiente político nacional, como una especie de “verde recargado”, proveniente del verde regionalizado y desleído de Demócratas, cuya última incursión en el campo electoral casi lo deja al borde de perder la personería jurídica – de hecho, antes de adoptar en denominativo “Demócratas”, se hacían llamar “Verdes” o “los Verdes” –luego hablaremos de otros “verdes”-. 

¿Sabía usted que en la Edad Media al demonio se lo representaba de verde? Como suele decirse, “el diablo no sabe para quién trabaja”. Y, hete aquí, que ya con otro nombre, este color está en el Gobierno y anda en plena campaña para hacer de la Presidenta la próxima Presidenta.

No sé cómo la verá usted, pero yo la veo verde. Y no me refiero a las docenas de trajes de gama verdosa con la que se la suele ver. No conozco el tono de las telas con las que se arropaba antes de acceder -transitoriamente en principio y con todas las de la ley- a la presidencia, pero si su ropero comenzó a teñirse de lechuga desde que, rompiendo un pacto con la ciudadanía, que ella misma rubricó verbalmente, se declaró candidata, el asunto ya tiene otras connotaciones. 

Aparecer con tales tonalidades en actos oficiales podría ser una forma sutil de campaña y eso contradice aquello de no mezclar un papel con otro. En términos reales, lo de separar gestión de propaganda electoral es, en nuestro medio, un artificio engañoso. De repente estoy hilando demasiado fino, pero who knows…

La cuestión es que el verde, en términos políticos, es más propio de los partidos ambientalistas, cuyo referente más emblemático son (o fueron) “Die Grünen”, los alemanes que irradiaron al resto del planeta su ideario. Ya no pesan tanto, porque el tema ambiental ahora es parte de los programas de todos los partidos, incluidos los azules, los naranjas, los amarillos, los rojos, los arcoíris, los morados, e inclusive los “verdes”.

En todo caso, verde (no) es mi color.

Puka Reyesvilla es docente universitario

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causando la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

1276
2930

Otras Noticias