Luci Araníbar

El enemigo invisible

sábado, 6 de junio de 2020 · 00:08

No somos números, somos personas, familias y grupos vulnerables al menor error o descuido o falta de cuidado. Ya no es una sorpresa cómo los casos van aumentándose exponencialmente en todo lado; por lo tanto, no se puede dejar de sentir con pena e impotencia el sufrimiento de cada número que va aumentando.

El 2 de mayo, en Página Siete, salió un gráfico del Cono Sur con los datos de casos de Covid-19 confirmados, recuperados y decesos. Para leer el gráfico me remití a ver los datos de población por país, de tal forma que la figura estémás completa. Basado en esto doy la siguiente lectura al Covid-19 en el Cono Sur. Y me remito a escribir sólo de los países que tienen más de 10 millones de habitantes.

Mi lectura a este gráfico está puesta con la mira en nuestro país, donde Bolivia se  tiene uno de los menores casos de casos confirmados y un lento progreso del virus, sin embargo, la cantidad de recuperados (10%) y los decesos (30%) muestran que en el primero hay un bajo nivel y, por el contrario, un alto nivel en el segundo, esto en comparación con los otros países.

Ecuador, tiene también un alto porcentaje de casos y como Bolivia, aproximadamente un 10% de recuperados y también un 10 % de decesos

Perú, en cambio, tiene tres veces más la población de Bolivia, y tiene 16 veces más infectados que Bolivia, eso si, tiene un alto porcentaje (37%) de recuperados.

Chile va a la par con Perú en cuanto al porcentaje entre casos con el virus y recuperados, sin embargo, cuando comparamos con Bolivia es alarmante la cantidad de casos confirmados (10 veces más que Bolivia) y tres veces más decesos. Aún así, la cifra de ese país es alarmante.

Argentina tiene una población cuatro veces mayor que Bolivia, donde la cantidad de decesos son sólo 200 casos más que en Bolivia, dato muy bajo,  considerando además que la cantidad de casos infectado es 16 veces mayor que en Bolivia.

Brasil tiene un cuarto de su población infectada, es decir, que en una familia ideal, mamá, papá y dos hijos uno de ellos estaría con el virus; sin embargo, el riesgo de muerte está muy por debajo de las cifras. Las cifras muestran que hay un 40% de probabilidad de superar tal enfermedad.

El lector se preguntará por qué no incluí a Venezuela, porque los datos presentados en el gráfico y en comparación a su población son, por decirlo de la mejor forma, risibles, es decir, no creíbles. Algo que por supuesto no debe extrañarnos.

Me pregunto a qué quiero llegar con estos datos y comparaciones y la respuesta es clara, estamos aquí, en Bolivia, todavía con bajos números de casos confirmados y decesos, (aunque no se tratan de casos sino de cada ser humano) no obstante, comparando con los vecinos, nuestras posibilidades de vencer al Covid-19 son muchísimo menores que en los otros países, pero, por suerte, son considerablemente más bajos los contagios.

 ¿Por qué los riesgos son mayores? La respuesta fácil: falta de mayor y constante propaganda mediática sobre el virus, consecuencias y sus formas de protección. La respuesta dolorosa: falta de consciencia de la gente, así sin más.

Esta batalla ya no es una guerra de Estado, ni contra o de el gobierno local o nacional, es una guerra que solamente cada individuo debe pelearla, pelearla limpiamente porque nuestro enemigo es simplemente invisible

Luci Araníbar es periodista.

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente.
   

91
7

Otras Noticias