Sergio Medinaceli Soza

El fracaso del Estado Plurinacional

martes, 9 de junio de 2020 · 00:08

“El que mal empieza mal acaba”.  La Asamblea Constituyente convocada el 2006 para la reforma total de la Constitución Política del Estado inicia con expectativa el cambio que requería el país por el agotamiento del sistema de partidos políticos; el ciudadano había votado en contra de ese sistema esperanzado en Evo Morales. Pero esa ilusión fue frustrada porque el MAS manipuló y vulneró todas las disposiciones legales y/o consensos para llegar a un nuevo contrato social que permitiera una nueva Constitución. Citando algunas de las vulneraciones, el MAS nunca aplicó los dos tercios para la aprobación de la nueva CPE, ni menos convocó a un plenario de la Asamblea; manchó con sangre el traslado de la Asamblea a un cuartel militar; finalmente autorizó al Congreso de la República aprobar la nueva CPE, -previa presión violenta a la oposición- sin ninguna posibilidad de llegar a un contrato social, alcanzando algunos acuerdos políticos.

El fracaso de la aplicación de esta nueva Constitución, de la cual sus autores se precian de haber refundado la patria con el nombre de Estado Plurinacional, se advierte en el régimen económico, que reconoce la economía pública, privada, cooperativizada y comunitaria.

La primera funcionó con una billetera heredada de la República, sin embargo, ninguna de las nuevas empresas públicas generaron divisas y utilidades para el país: por el contrario, hundieron a YPFB.

En el caso de las empresas privadas,  en estos últimos 14 años no hubo ni una nueva empresa minera que genere regalías y utilidades; un dato muestra este fracaso: Chile y Perú exportan 10 veces más por concepto de venta de minerales y Bolivia alcanza algo más de tres mil millones de dólares; en el campo agropecuario más que promocionar la exportación de productos del agro aplicaron políticas restrictivas, inclusive a productos no tradicionales; la economía comunaria no aportó nada para el desarrollo nacional.

Otro fracaso del Estado Plurinacional es la pretensión del MAS de ser los impulsores de la inclusión social, cuando este hecho comenzó con el gobierno de Villarroel, se consolidó con la Revolución Nacional y se aseguró con la reforma de la CPE de 1994. Lo que sí se dio en el Estado Plurinacional es la creación de una nueva burguesía burocrática y comercial alrededor de la emergencia de los movimiento sociales, favoreciendo a dirigencias parasitas junto a ideologías prebéndales y populistas.

Un fracaso más del Estado Plurinacional es la destrucción de la institucionalidad, imponiendo el partido único valiéndose de la nueva CPE, por ejemplo, crearon siete diputados especiales para siete etnias, consideradas por sus autores como nacionalidades, pretexto éste para darle al Estado el nombre de Plurinacional.

Así mismo, instituyeron nueve senadores más para lograr los dos tercios en las cámaras rompiendo el sistema de pesos y contrapesos. Permitiendo al MAS en las elecciones de 2009 y 2014 nombrar a los órganos: Judicial y Electoral gracias al dominio del Órgano Legislativo con sus dos tercios tramposos, amen, de nombrar al siempre militante del MAS como Fiscal General y Defensor del Pueblo.

Impusieron la supuesta Revolución Democrática y Cultural al amparo del fanatismo de la descolonización, dejando de lado exprofesamente lo más preciado del hombre, la salud;  impulsando una educación arcaica donde se valora el pachamamismo antes que la ciencia; aplicando en el Parlamento insultos, chicotazos, en vez de “parlare” escupir “pijchus” de coca, vegetal que descaradamente introdujeron en la CPE, siendo materia para la cocaína. 

Fue fácil despilfarrar con la billetera llena, cuando a lado de la misma se encontraba la ignorancia del que la manejaba y los seguilones que lo aplaudían. El fraude se los llevó. 

Existe otro refrán: “Si no se comienza no se acaba”. El nuevo gobierno tiene la difícil tarea de comenzar y acabar con falsos paradigmas instalados en el país.   

Sergio Medinaceli Soza es periodista.   

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causando la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

185
12

Otras Noticias