Hernán Cabrera M.

El periodista es el enemigo eterno de la corrupción y la injusticia

martes, 9 de junio de 2020 · 00:09

Seguramente usted amable lector se preguntó o se preguntará, pero ¿quién es ese sujeto que todos los días tiene la sagrada misión de llegar a usted con información y usted cree en esa información que le da un determinado medio de comunicación? Vamos a responder a sus inquietudes, en base a los más de 25 años de ejercer el periodismo, en la dimensión ética y de construcción para una mejor sociedad. 

El periodista es aquel que  cada amanecer es un reto, que está envuelto de este oficio fascinante y cercano a la humanidad. Hablarle, informarle y orientarle a la comunidad que lo  necesita. Es aquel que asume que el periodismo no es para hacer un negocio lucrativo. Es una de las profesiones más nobles que exige al periodista cada día ser mejor persona y honesto en el ejercicio de su oficio.  

El periodista no es un profeta, pero su voz se escucha, no se dirige a las piedras. No es un sacerdote, pero difunde esperanza y le habla a las personas. No es un abogado pero impulsa el cumplimiento de las leyes. No es el líder de un partido político, pero moviliza a las masas. No es un príncipe, pero cultiva y siembra para el nacimiento de un rey. No es un comerciante, porque no tiene nada para vender. Su labor es un bien que llega de forma libre y planificada a la comunidad. 

El periodista no es el propietario de un medio de comunicación social, ni es el publicista o el jefe de marketing. Un periodista es el ojo vigilante de la nave del Estado, es el que anota en su agenda los hechos de corrupción, los investiga y los denuncia; es el que verifica los hechos, los procesa y publica; es el que se acerca a la comunidad, conoce sus necesidades, las informa y genera acciones de solidaridad; es aquel que no hace negocio ni trafica con la noticia y con ese poder que tiene entre manos.

El que hace periodismo debe hacerlo con los protagonistas de los hechos, con esos rostros de pueblo, darle voz a los invisibles, presencia a los anónimos. No sólo tienen cabida en la información los políticos y los famosos. El pueblo es también sujeto de las noticias.  La labor periodística tiene su razón de ser en el destinatario final: el pueblo y se llega a él con información veraz y responsable.

El periodista para ser tal debe tener por credo la credibilidad y la ética, que está al servicio del pueblo. No está sujeto ni sirve a ningún poder. Así el periodismo se proyecta y se fortalece en la medida que sea parte de la comunidad y refleja los rostros de esperanza y de justicia

El periodista es un difusor de los valores de la vida, de la dignidad, de los logros, de las luchas, pero no es portador de los virus de la mentira, la manipulación, ni de la muerte. El periodista no es caja de resonancias, ni vehículo de insultos, mentiras y especulaciones. No puede prestarse a los juegos sucios del poder, ni aprovecharse de su privilegiada condición para destruir a personas o instituciones. Una cosa es la investigación periodística, basada en pruebas y documentos, otra es la especulación y la denuncia sin fundamentos.

El periodista recibe las llaves de muchas puertas, las abre con la información veraz y responsable, que le da un poder de relaciones y de acercamiento. Ante la condición humana no es neutral. Oriana Fallaci, escritora y periodista italiana, decía que ella dejaba “jirones del alma” en cada historia que investigaba y difundía. 

El periodismo honesto y responsable es uno de los bienes que la humanidad ha desarrollado. Con sus errores y debilidades es el instrumento indispensable en la vida de Estado democrático y de un pueblo libre.

El periodista es el eterno enemigo de la corrupción, el racismo, el fanatismo, la delincuencia, el narcotráfico, el odio, la guerra, la discriminación del abuso de poder y tiene un arma poderosa, que es la información. No hay neutralidad frente a todas estas taras sociales. Acallar a los periodistas o algún medio de comunicación, que denuncia al poder y sus irregularidades, es un atentado a la democracia y a las libertades de expresión, de opinión y al derecho a la información.

 
 Hernán Cabrera M. es periodista y ex-Defensor del Pueblo de Santa Cruz.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causando la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

69
21

Otras Noticias