Armando Álvarez Arnal

Aprobaciones y fiscalizaciones selectivas

miércoles, 1 de julio de 2020 · 00:10

Al cierre de la gestión 2005, la deuda externa del país ascendía a 4.942 millones de dólares, pero como efecto de los programas de condonación de deuda, el saldo adeudado se redujo a 2.208 millones a fines del 2007. Desde entonces la deuda externa se incrementó en 9.060 millones, hasta alcanzar al cierre del 2019 los 11.268 millones de dólares. Entre el 2007 y 2019, la deuda multilateral (contraída con los organismos de financiamiento, como BID, Banco Mundial, CAF, etcétera) se incrementó en 5.800 millones de dólares. La deuda bilateral (contraída con otros países) se incrementó en 1.000 millones (mayoritariamente con China) y además, en ese período  el país realizó tres emisiones de bonos soberanos por un total de 2.000 millones. 

Por supuesto que la aprobación de esos financiamientos no mereció mayor tratamiento por parte de la Asamblea Plurinacional (AP), conformada mayoritariamente por asambleístas del MAS, que tampoco hizo intento alguno para controlar y fiscalizar su destino. De hecho, una buena parte de los recursos obtenidos en la tercera emisión de bonos soberanos por 1.000 millones de dólares, realizada el 2017, según manifestó el Ministro de Economía de entonces, hoy candidato del MAS, se destinarían a la construcción de 11 hospitales distribuidos en los nueve departamentos que, de haberse hecho, sin duda, habrían contribuido de manera importante a enfrentar las necesidades sanitarias emergentes del Covid-19 y posiblemente salvado vidas.  Sin embargo, los asambleístas del MAS, ahora preocupados por la contratación de nuevos financiamientos externos y el destino de éstos no se han manifestado al respecto.

En los últimos seis años del anterior gobierno, los gastos e inversiones del Estado en cada año han superado sus ingresos, generando un déficit fiscal acumulado superior al 40% del PIB. Parte de ese abultado déficit ha sido financiado por la deuda externa contratada, comentada anteriormente, y parte con las reservas internacionales, que se han reducido de 15.123 millones de dólares, que se encontraban al cierre del 2014, a 6.468 millones, al cierre del 2019. A lo que se debe agregar que los ingresos por exportaciones de gas, debido a la caída del precio del petróleo y la demanda por parte de los principales compradores, se verán reducidos.  En esa situación es que al actual gobierno de transición está teniendo que enfrentar las consecuencias sanitarias y económicas del Covid-19. 

En los pasados días, el gobierno ha anunciado un plan con distintas nuevas medidas tendentes a apoyar la recuperación del aparato productivo, contemplando la diversidad de los impactos que las medidas de distanciamiento social aplicadas para enfrentar el Covid-19 están teniendo y tendrán entre los sectores económicos. El plan puede ser perfectible y requiere ser complementado, pero es un punto de partida para la recuperación de la economía pos-Covid-19.

 Para financiar parte de esas medidas, el gobierno pretende eficientar el abultado gasto y racionalizar la inversión pública heredadas; sin embargo, esos ahorros y reasignaciones, si bien necesarias, no son suficientes. Autoridades de gobierno afirman haber gestionado financiamientos con organismos multilaterales y países amigos por 1.700 millones de dólares y que se pretende avanzar en la emisión de bonos soberanos por 1.500 millones, contemplado en la Ley del Presupuesto del Estado para la gestión 2020, elaborada por el anterior gobierno. 

Lamentablemente, los asambleístas del MAS vienen poniendo trabas para la aprobación de esos financiamientos y recientemente han aprobado una ley que establece que las condiciones de la emisión de bonos soberanos deberá ser aprobada por la AP y que para ello deberán tomar como referencia las condiciones de los financiamientos ofrecidos por los organismos multilaterales, cuando es evidente que las condiciones de esos financiamientos, específicamente establecidos para enfrentar las consecuencias del Covid-19, serán más flexibles que las condiciones de mercado a las que se emiten bonos soberanos.

  

Armando Álvarez Arnal es analista económico y financiero.

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

26
4

Otras Noticias