Hernán Cabrera M.  

El periodismo entre la pandemia y las elecciones

viernes, 10 de julio de 2020 · 00:09

El periodismo boliviano tiene enfrente dos grandes batallas, aunque ya hace tres meses viene desempeñándose con una de ellas y la otra, aparece cada cinco años: Pandemia y elecciones generales, una fórmula perfecta para poner a prueba los valores irrenunciables en el ejercicio periodístico.

Más allá de las deficiencias y errores que se pueden anotar del trabajo de los periodistas en esta pandemia, la misma que ha estado acompañado de una tormenta de noticias, videos, recetas médicas, casos insólitos, falsas informaciones gracias a las redes sociales, paradójicamente, demostró la solidez y la necesidad del periodismo en el mundo y en Bolivia. Por una razón fundamental, todo ese bombardeo de informaciones y videos de las redes sociales no era totalmente creíble, ante lo cual la gente que tenía al alcance un celular o una computadora personal acudía a su medio de preferencia para verificar lo que le llegaba a cada rato. Hubo el virus de la desinformación y manipulación. 

El periodismo tiene que salir fortalecido de esta pandemia y, por ende, los periodistas tienen la doble responsabilidad de hacer mejor su trabajo, a través de la capacitación, de la responsabilidad, de la sensatez y la claridad en sus labores diarias de informar. Bajo la premisa de la vida, antes que la primicia.

La otra batalla. En el proceso electoral que ya está en marcha, el periodismo debe saber diferenciar las reglas del juego, las que siempre buscan ser usadas desde el punto de vista del candidato, quien se cree que tiene todo el derecho de ser entrevistado, fotografiado y que todo lo que él diga o haga es material noticioso. No es así, de ahí que muchas veces algunos medios se convierten en simples cajas de resonancia de declaraciones de los candidatos en carrera. 

Aldous Huxley, en su libro De vuelta al mundo feliz, señala que: “Los traficantes políticos recurren únicamente a las debilidades de los votantes, nunca a su fuerza potencial. No intentan educar a las masas y capacitarlas para que se gobiernen a sí mismas; se contentan con manipularlas y explotarlas. Para este fin, se movilizan y ponen en acción todos los recursos de la psicología y las ciencias sociales”.

Estas elecciones y sus candidatos tendrán millones de ojos vigilantes, y también cientos de reporteros ciudadanos que estarán pendientes para transmitir en vivo y directo las incidencias electorales. Las noticias, fotografías, videos, memes y dibujos de los candidatos serán el pan de cada día en el Facebook, Twitter, Instagram, Tik tok, etcétera. 

Frente a este escenario es que definitivamente el rol del periodismo adquiere un enorme valor e importancia, proceso en el que los hombres y mujeres de la prensa tendrán que distinguir claramente que sus micrófonos, páginas, espacios en Tv y en las radios no pueden ser carta blanca para que los candidatos digan y discurseen lo que quieran. No son sus relacionadores ni sus marketineros. Ni tampoco son sus amigos o compadres.

Ellos pueden difundir lo que haga y diga el candidato, mostrarlo como el mejor, el más grande, el más bondadoso. Construir un culto a la personalidad y moldear el candidato salvador, para lo cual tendrán sus redes sociales, sus presupuestos y financiarán una costosa campaña publicitaria. 

El periodista no es el marketinero ni el portavoz del candidato. 

Pero otra cosa es el periodismo, que no debe conceder un sólo segundo de tiempo al candidato, el cual debe estar sujeto a preguntas, a observaciones, a denuncias, a presiones, a cuestionamientos. Seguramente el candidato se molestará y amenazará, mejor aún. Las relaciones entre el poder y la prensa siempre deben ser tensas. Y los periodistas no pueden prestarse a ser instrumentos del marketing.

Otra cosa es el periodismo, al cual le debe importar el pensamiento, los principios, las propuestas coherentes de ese candidato, además de la viabilidad de ese programa de gobierno.

Otra cosa es el periodismo que debe propiciar escenarios del debate democrático y político entre los candidatos, en el que se discutan y se confronten en un marco de respeto y tolerancia, los argumentos del uno y del otro.

En este proceso electoral, la prensa no puede equivocarse, y su mayor aporte será mantener de forma permanente una sociedad con la mejor información y sin duda, tiene todas las condiciones para hacerlo, asumiendo que el ciudadano no es un rebaño, ni es una piedra, sino que es un sujeto protagonista de la democracia. 

Recordemos que el presidente de Estados Unidos, Tomas Jefferson, subrayó la enorme importancia de que un país esté informado, con una prensa responsable y libre: “Si una nación espera ser ignorante y libre, espera algo que nunca fue ni nunca será... La gente no puede sentirse segura sin información. Donde la prensa es libre y todos pueden leer, hay seguridad”. El ejercicio del periodismo libre y la existencia de los medios de comunicación son indispensables para la supervivencia de la democracia. 

La pandemia y las elecciones están poniendo a prueba los cimientos de una prensa sana, fuerte y ética para una sociedad democrática y en permanente cambio. 

¿Los periodistas estarán a la altura de la historia?

Hernán Cabrera M.  es periodista y ex Defensor del Pueblo Santa Cruz.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindibles para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Preguntas Frecuentes


   

15

Otras Noticias