Mario L. Tejerina Valle

No hay más lágrimas para llorar

sábado, 11 de julio de 2020 · 00:07

¡ Así es!  No hay más lágrimas para llorar. Hay mucha indignación para expresar.

Todos sabíamos que íbamos a pasar un momento diferente al que estábamos acostumbrados a vivir, cargado de un grado de complejidad muy acenbtuado, en varios aspectos. Pero, jamás nadie podría haberse imaginado lo que nos iba a suceder. Que el pueblo se quede a merced de su propia suerte. ¡¡No!! En salud esto no puede existir. La salud pública es una cosa seria.

La primera exigencia que debería ser realizada a un gobernante, que tiene el cargo ocupado, es exactamente para cuidar de la salud de la gente. Con la salud no se puede hacer política. Esas políticas groseras, como las de siempre, creando falsas expectativas y además no reflejan los objetivos de brindar el bienestar de la población. Son apenas, las mismas medidas  repetitivas con la intención de engañar a todos, para poder prolongar su gestión, utilizándolas solamente para lavar su ego y por supuesto no son nada importantes y sin ningún impacto beneficioso.

Los pocos países que enfrentaron la pandemia de manera seria perdieron sus propias vidas en el grave proceso de la enfermedad viral que afligió a todo el planeta.  Sin embargo, no hubo las pérdidas que resultaron de un otro “virus” aún más grave. La falta de políticas sanitarias necesarias para poder cambiar la actual crisis sanitaria en la que está inmerso nuestro país, que posiblemente habrían dado otro rumbo a esta tragedia.

Continúan los casos de corrupción, los intereses políticos partidarios, la falta de planificación, la falta de coordinación entre las autoridades, pensando en elecciones nacionales, la presencia de huelgas y bloqueos, generando más dificultades a la caótica situación. Continuamos por el mismo camino, nada cambia y todos se “lavan las manos”.

 La morbimortalidad de los profesionales de salud observada entre nosotros presenta una cifra que sobrepasa lo esperado, cada día que pasa nos enteramos de contagios o muertes de colegas médicos, personal de la salud, militares, policías y trabajadores del aseo urbano. Y no debe ser así. Se necesita hacer algo para quienes por obligación y una buena dósis de altruismo son sometidos a una posibilidad de mayor exposición al virus.

Necesitamos pues continuar vivos. Necesitamos y mucho de las lágrimas. No podemos dejar que se nos acaben. Necesitamos llorar de alegría, cuando todo esto pase.  

 Mario L. Tejerina Valle es médico.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindibles para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Preguntas Frecuentes


   

38
3

Otras Noticias