Armando Álvarez

Implicancias del retiro de aportes de las AFP

miércoles, 15 de julio de 2020 · 00:11

En los últimos meses miembros de la Asamblea Legislativa han presentado tres proyectos de ley que persiguen el retiro voluntario o la devolución de los fondos acumulados por los trabajadores en las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP). Los planteamientos van desde retirar un 25%, un 50% y hasta la devolución del 95% de los fondos acumulados. 

Los aportes que mensualmente realizan los trabajadores de empresas formales en las AFP son invertidos por éstas únicamente en los tipos de valores (acciones, bonos, pagarés, letras, valores de titularización, depósitos a plazo fijo y otros) y con las calificaciones de riesgo mínimas establecidas mediante normativa. Los aportes realizados, más los rendimientos generados por su inversión, es el monto que cada trabajador acumula en su vida laboral y sobre el cual se determinan las pensiones de jubilación. De hecho, los rendimientos generados por la inversión de los aportes suelen representar más del 50% del saldo que un trabajador acumula. 

Al 30 de abril del presente año, el portafolio administrado por ambas AFP alcanzaba los 19.630 millones de dólares. Si los trabajadores pudieran retirar voluntariamente el 25% del saldo que hubieran acumulado (uno de los proyectos de ley), las AFP tendrían que vender valores en los que están invertidos los aportes por el equivalente de 4.900 millones de dólares. Si bien los trabajadores que mantienen sus empleos no deberían solicitar la devolución de sus aportes, es altamente probable que opten por hacerlo (salvo se les impida), debido a la desconfianza generada por las modificaciones realizadas por el anterior gobierno al sistema de pensiones, entre otras, el reemplazo de las AFP por una Gestora Pública que antes de hacerse cargo de la gestión de los aportes ya está vinculada con supuestos hechos de corrupción.

El tema es que no existe posibilidad alguna de que las AFP vendan valores por el equivalente a 4.900 millones de dólares -valores que además en su mayoría tienen plazos de vigencia muy largos-, por la sencilla razón de que en el país no existen otros inversionistas que dispongan de semejante cantidad de recursos ni con horizontes de inversión de tan largo plazo, ni siquiera el Banco Central. 

Pero, bajo el supuesto de que milagrosamente aparezcan inversionistas que dispongan de recursos para invertirlos a largo plazo o de limitarse los retiros únicamente para los trabajadores que se encuentran desempleados (en este caso habría que conocer el monto resultante para ver si las AFP podrían vender valores por ese monto, además sin generar pérdidas a los afiliados por una sobreoferta). Al retirar un trabajador un porcentaje de su saldo acumulado va afectar significativamente el monto de pensiones por jubilación que vaya a recibir, no sólo porque con el retiro va a reducir su saldo, sino también porque el monto retirado no va a generar rendimientos hasta que llegue el momento de su jubilación (como se mencionó, los rendimientos generados suelen representar más del 50% del saldo acumulado).

Sobre lo antes mencionado, dejo al amable lector formar su propio criterio sobre los otros proyectos de ley que plantean el retiro del 50% o la devolución del 95% de los fondos acumulados. 

Sin embargo, no se puede desconocer que, en los últimos años, debido al constante incremento del costo laboral, muchos trabajadores han perdido sus empleos y se han dedicado a actividades por cuenta propia, las que están siendo afectadas por las necesarias medidas adoptadas para enfrentar el Covid-19 y que pueden requerir medidas adicionales de apoyo para generar ingresos y recuperar sus actividades a las establecidas en el Programa de Reactivación del Empleo recientemente anunciado. Ese apoyo adicional que no debiera provenir del retiro de aportes a las AFP por las implicancias antes señaladas sería posible en la medida en que los asambleístas del MAS desbloqueen los financiamientos ya gestionados por el actual gobierno con los organismos internacionales y países amigos y le permitan obtener nuevos financiamientos.

 
Armando Álvarez es analista económico y financiero
 

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindibles para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Preguntas Frecuentes


   

36
6

Otras Noticias