Fernando Patiño Sarcinelli

Certezas, incertidumbres y respuestas a la pandemia

martes, 7 de julio de 2020 · 00:10

Nunca se ha hablado tanto en tan poco tiempo sobre el mismo tema. En algún momento se decía que se hablaba más de los Beatles y de la Coca-Cola que de Jesús. Hoy la Covid-19 es más popular que todos ellos juntos porque ha invadido, literalmente, todo el planeta y las RRSS inventan y amplifican sin límites la mala información. Se produce mucha bulla, bulos, pánico e incertidumbre en una avalancha de noticias confusas donde las buenas noticias pierden brillo. 

Necesitamos con urgencia despejar la mente de malas noticias. En este breve espacio voy a intentar resumir lo que es útil para el lector más atento en busca de la verdad y tranquilidad. 

El virus ha llegado para quedarse y tenemos que aprender a convivir con él como se hizo con otras pestes que han desaparecido. Convivimos con otros males letales con preocupante indiferencia: muertes en las carreteras, sobredosis de drogas, terrorismo, alcoholismo y sida. Males que matan millones todos los años y son, teóricamente, totalmente evitables. A medida que aprendamos sobre el coronavirus, vamos a ver que la peste es llevadera. Pero hay que evitar contagiarse del pánico.

Se sabe que 30% a 40% de quienes se han infectado no sufren ningún malestar. No se dan cuenta. Pero no los conocemos y no se sabe por qué la pasan bien (incertidumbres), principalmente los niños. Pero son buenas noticias. Con el uso masivo de las pruebas de anticuerpos confiables vamos a identificar a quienes se han vacunado naturalmente. La industria va a perder millones de consumidores de bulos (esta es buena noticia). 

Se ha iniciado una verdadera carrera para descubrir vacunas. Hay “inventores” de vacunas y noticias, pero ya no me entusiasman. Está claro que las vacunas no van salir en menos de un año. Una preocupación para la industria es que para entonces la pandemia se pasó. Este virus tiene una capacidad de propagación tan rápida que la “vacuna natural de rebaño” tiene mejor chance de ganar la carrera. 

Está probado que las medidas más eficientes de prevención son lavarse las manos, quedarse en casa y usar barbijo fuera de la casa. Todo lo demás son trajes inútiles y peligrosos para las personas comunes. Ejemplo: los pegajosos guantes de látex que todo agarran y después entran al bolsillo, a la cartera, al auto, a la casa o quedan tirados en la calle. ¡Contaminan todo! Los equipos de protección del personal de salud en terapia de pacientes con Covid-19 tienen utilidad por razones obvias.

Los niños, inocentemente, son un vehículo de contagio frecuente, pero poco se habla de ello. La inmensa mayoría no tiene síntomas  pero pueden ser portadores. Difícilmente podemos obligarlos a usar barbijos y mantener distancia social incluso con personas mayores como los abuelos. Es un detalle que merece atención en los planes de prevención. 

Para la mayoría de los que se enferman: malestar y dolor de cabeza, fiebre y dolor de garganta, a veces cansancio; lo mejor es comunicarse con un médico y quedarse en casa. Si se puede contar con un medidor de oxígeno (un oxímetro cuestas 20 a 30 dólares), fantástico. Con eso podemos monitorear al paciente que pueda necesitar más cuidados. Es una pena que nuestro sistema de salud no tenga un plan de telemedicina para atender a estos pacientes que no necesitan acudir a un centro médico. 

¿Por qué los medicamentos son los campeones en las noticias? Porque hay una poderosa industria más interesada en la economía que en la salud. La mala noticia es que Trump, Bolsonaro y la RRSS han impulsado una propaganda tóxica y peligrosa que ha motivado correr a las farmacias y la proliferación de falsificadores que venden cualquier cosa con una etiqueta a pedido del consumidor.

Hace pocas semanas se ha publicado un estudio que demuestra que el Redemsivir  tiene algún beneficio para los pacientes graves y hospitalizados puesto que se debe aplicar en vena por un mínimo de 10 días. Una esperanza para pacientes graves pero sin importancia para los casos leves.

Gran parte de la información que circula en las RRSS y los medios de comunicación se refiere a una minoría (menos del 3%) que eventualmente entra a terapia intensiva. Es un tema que debería ser tratado solo por expertos, especialistas y autoridades. Lamentablemente, son malas noticias que generan ruido, pánico, y malas decisiones. Está claro que el pánico y la publicidad son males más virulentos y difíciles de controlar. Tema que lo voy a abordar en breve.

 
Fernando Patiño Sarcinelli es médico internista, oncólogo y fotógrafo.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindibles para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Preguntas Frecuentes


   

47
3

Otras Noticias