Jhanisse Vaca Daza

Estamos tan cerca

miércoles, 19 de agosto de 2020 · 02:12

Las últimas semanas hemos sido confrontados una vez más con las heridas abiertas de nuestra historia. El fallecimiento de decenas de personas como resultado de los conflictos es un motivo más de luto en un año de crisis generalizada. Movimientos que estamos en contacto constante con hospitales hemos presenciado la desesperación de familias que no encontraban soluciones tangibles. Este nivel de trauma colectivo preocupa aún más por la polarización política y social en el país. Estuvimos, y estamos, cerca a enfrentamientos armados entre civiles. Pero al mismo tiempo estamos también cerca a la solución, en primera instancia, de muchos de nuestros problemas: elecciones libres y justas. Tenemos que enfocarnos en llegar a este proceso antes de que enfrentamientos violentos amenacen su ejecución. Fue precisamente por el fraude en las elecciones del 2019 que caímos en esta crisis. 

Bolivia necesita hoy madurez política de su población si queremos un retorno real a la democracia. Parte de esa madurez es entender que tanto el gobierno de transición como el que sea elegido en octubre debe gobernar para todo Bolivia, no sólo para su público electoral. 

Tanto el MAS como otros partidos han generado una guerra de narrativas que intenta dividirnos en dos, usando una dicotomía ideológica que elimina los matices históricos y culturales de nuestra verdadera historia. Y quienes están hoy en el poder, o desean estarlo mañana, plantean gobernar con promesas de venganza disfrazadas de justicia, sin dar una verdadera visión de país que garantice paz y un Estado de derecho real. 

Esa búsqueda infantil de revancha, tanto del MAS como de otros partidos, nos ha costado muertes por falta de oxígeno estas semanas pasadas. Esa inmadurez populista, que a plan de insultos a su oponente sólo busca cámaras y votos, nos puede costar un proceso histórico de búsqueda de democracia. En una época tan conflictiva necesitamos líderes y autoridades que actúen en pro del país, no de su partido. Ese liderazgo no se muestra en discursos, se materializa en hechos, hechos que hasta ahora no vemos llegar.

De la misma forma, como país necesitamos una juventud que tenga juicio propio. Cuestionar al poder debería ser la esencia de nuestra generación, en vez de buscar a quién seguir de forma ciega con aplausos y lindos hashtags. Si sabemos que venimos de procesos históricos en los que la injusticia se perpetuó por décadas. ¿No nos toca cuestionar a todo actor y práctica que participaron de esos procesos? Cuestionar, por ejemplo, si es una solución inteligente responder a provocaciones o bloqueos violentos yendo a “levantarlos”, también con violencia. 

O cuestionar si realmente vale la pena arriesgar la vida propia, cuando quienes arriesgan la ajena son liberados de la cárcel en solo días. No cuestiono la valentía de quienes darían su vida por otros, pero valentía sin razonamiento es simplemente imprudencia. En medio de un proceso de transición inestable y con una institucionalidad tan débil, violencia es arriesgar elecciones. Como juventud somos quienes más perdemos si el país pierde la oportunidad de volver a un estado pleno de derecho. No pongamos en juego nuestro futuro.

En tan sólo un año Bolivia ha vivido más tragedias que muchos países cercanos. Tanto dolor debería despertarnos de las falsas batallas de relatos políticos actuales. No estamos en un momento de héroes versus villanos. Somos un país conflictuado, con heridas históricas de disparidad social profundas, que no van a sanar si no aprendemos a dialogar y buscar soluciones integrales. Más allá de las peleas en redes sociales hay un país al que le falta comida, al que le faltan medicinas, al que le falta oxígeno y le falta amor propio. En lugar de aumentar incendios en redes, quienes amamos Bolivia ponemos nuestro esfuerzo ahí. Ojalá todos pudiéramos poner nuestros egos en pausa para darnos cuenta que por nuestra falta de madurez, también le estamos quitando el poco oxígeno que le quedaba a la democracia.

   
Jhanisse Vaca Daza es activista de derechos humanos y noviolencia, cofundadora de Ríos de Pie.
 

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

62
79

Otras Noticias