Mauricio González Sfeir

Los 10 retos en hidrocarburos del próximo gobierno

viernes, 18 de septiembre de 2020 · 00:08

Una vital tarea del actual gobierno de transición que preside Jeanine Añez es el de preparar un informe sectorial y temático muy completo en materia hidrocarburífera para el equipo de transición que tendrá el futuro Presidente que saldrá electo próximamente.

Si bien Bolivia no dejó de ser minera, su perfil petrolero en la exportación gas es, sin duda, el principal brazo económico para la reactivación económica del país tras la pandemia del coronavirus y sus efectos sociales y económicos.

Por ello es trascendental resaltar los 10 principales desafíos petroleros para el futuro inmediato. En primer lugar, se debe delinear un plan de emergencia para incrementar la producción de petróleo y gas en el plazo inmediato, incluyendo una mayor producción de los campos existentes mediante tecnologías de explotación racional.

En segundo lugar, se debe efectuar una revisión de las ocho adendas al contrato de Compra-venta de gas natural entre YPFB y Petrobras de 1996, suscritos entre 1998 y 2020. Hay que verificar las implicaciones de los mismos y las opciones estratégicas para la negociación de la ampliación de ventas de gas natural a Brasil a futuro, pero también con Argentina.

Como tercer punto se deben también examinar las inversiones desarrolladas por YPFB Andina, YPFB Chaco y YPFB Transportes con los recursos de la capitalización y otros, determinando si hubo cumplimiento pleno de los mismos. Esto es fundamental como política de transparencia que la población espera para conocer además si cumplieron su propósito de apoyar el pago de los bonos sociales y otros.

En cuarto lugar, hay que analizar los contratos suscritos con el Estado boliviano para los principales campos de petróleo y gas natural que hoy están en producción, incluyendo los costos recuperables, la perforación de pozos de desarrollo o exploración  etcétera. Todo ello para establecer cumplimiento de los mismos y la efectividad de las inversiones realizadas.

Como quinto reto, hay que perfilar una estrategia de exploración masiva para hallar nuevas reservas de gas natural y petróleo.

En sexto lugar, no se deben perder de vista algunos ajustes a la Ley de Hidrocarburos vigente.

Como séptimo desafío, y volveré a insistir en esta materia, se debe examinar el contrato para la construcción y puesta en marcha de la Planta de Amoniaco y Urea de Bulo-Bulo, su edificación y el plan jurídico, técnico y económico, con el fin de solucionar los problemas pendientes para su efectiva puesta en marcha.

En octavo lugar, se deben verificar los contratos de la Planta de Separación de Río Grande, la Planta Gran Chaco y la planta de GNL (proyecto de gas virtual) para determinar su cumplimiento y opciones para su funcionamiento eficiente.

Como noveno reto, en el marco también de una política de transparencia institucional, hay que llevar adelante un análisis a los principales gastos de funcionamiento de YPFB y sus empresas subsidiarias, como ser compras de carburantes, seguros y otros, estableciendo áreas donde se pueden realizar ahorros y mejoras significativas. Esto incluye, sin duda, una estrategia organizativa que debe proponerse YPFB para que funcione en forma eficiente.

Y como décimo desafío, lo puse al final, pero sin duda es quizás una de las principales tareas para los próximos meses, la de establecer técnicamente la cantidad de reservas petrolíferas en Bolivia para dar certezas a todos los habitantes. En noviembre de 2019 se conoció, a través del ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, del actual gobierno de transición, que las reservas de gas suman 8,95 trillones de pies cúbicos (TCF) y no 10,7 TCF, como había certificado la firma canadiense Sproule, según reportó Correo del Sur y otros medios bolivianos; luego, en febrero de 2020 ,se supo que nuestras reservas de gas podrían acabarse en ocho años, por eso urge determinar claramente a cuánto llegan nuestras reservas de gas para tomar previsiones.

 El próximo gobierno que será posesionado de aquí a menos de cuatro meses tendrá una ardua tarea reactivando el sector de hidrocarburos, por ello el resultado de la estrategia desarrollada será de vital importancia para el éxito de la próxima gestión gubernamental.

 Mauricio González Sfeir es experto en energías.

 

 


   

26
4

Otras Noticias