Jorge Patiño Sarcinelli

La familia tradicional se hace añicos

viernes, 4 de septiembre de 2020 · 00:11

Estamos a puertas de una nueva revolución en la idea de familia, cuando gracias a la gametogénesis in vitro será posible que un bebé tenga, por ejemplo, una madre y dos padres biológicos; en una especie de menage à trois in vitro.

Pongamos esto en contexto. Hace no muchos años la familia tradicional se componía de un hombre, una mujer, una relación afectiva y sexual entre ellos y una relación formalizada religiosa y legalmente. Cuando ellos decidían tener hijos, estos eran fruto de un acto sexual y de un periodo de gestación en el útero de la mujer de la pareja. 

Este modelo admitía excepciones, como los hijos adoptivos, la ausencia de afecto sustituido por conveniencia o necesidad, o el desinterés por el sexo.  Eso era una familia y para mucha gente sigue siendo el único modelo admisible.

Poco a poco, algunos elementos dejaron de ser esenciales en este esquema; primero la formalización del matrimonio por la iglesia o por el Estado. Hasta hace poco algunos colegios de La Paz exigían para inscribir a un niño que este fuese hijo de un matrimonio religioso, pero en sociedad, la convivencia bastaba para formalizar una relación y ya nadie llamaba bastardo a un hijo nacido de ella. 

Bastardo era una palabra ofensiva en aquel viejo contexto moralista de la familia tradicional, a pesar de los distinguidos hijos bastardos de reyes y obispos, y otras figuras notables de la historia. Para probar que si Dios existe es travieso, la sabiduría popular dice que el hijo bastardo es siempre más parecido al padre que el legítimo y muchas veces más querido y más virtuoso. Pero no se puede sacar conclusiones estadísticas de sabidurías populares. 

Lo siguiente en caer en el modelo tradicional, fue que la pareja tuviese que tener un hombre y una mujer. Con la aprobación del matrimonio gay (65% de los países), la posibilidad de adopción por parte de parejas gays o lesbianas, la fertilización in vitro y la opción de que un feto pueda desarrollarse en el vientre de una de las mujeres de la pareja o en un cuerpo ajeno a la familia –los vientres de alquiler- llegamos a la situación de hoy.

Es decir, hoy en día una familia hecha y derecha puede estar constituida por dos hombres o mujeres en cualquier combinación –o de solo una mujer o un hombre solteros, divorciados o abandonados- y tener hijos que son biológicamente de uno, dos o ninguno de ellos. La formalización de la relación ni el sexo para la reproducción son necesarios. 

Este modelo está ahora en vísperas de ser revolucionado. El paso siguiente, ya probado en ratones, es la gametogénesis in vitro. Si esto se llegara a aprobar, una mujer podría hacerse fabricar un embrión con sus genes y de sus dos amigos preferidos y tener un niño que tiene una madre y dos padres biológicos. A partir de ahí todas las combinaciones son posibles. 

Llegados a ese punto, ya no serán necesarios el amor, una relación legal, el sexo, una mujer en la pareja ni su vientre, y un niño podrá tener dos madres biológicas o una madre y dos padres, o cuatro … Esto no es ciencia ficción sino el futuro cercano, sujeto a las aprobaciones necesarias y el debate ético que permita digerir socialmente esta evolución.

De la idea de la familia tradicional quedará muy poco. El siguiente paso podría ser la eliminación de la familia como unidad con padres o madres e hijos, y que todos los niños pertenezcan a la sociedad y sean educados apartados de sus “progenitores” biológicos, libre de sus taras. Algunas ventajas tendría, pero no es novedad; era el sistema usado en Esparta.  

Esta evolución no me parece ni bien ni mal. Es y está siendo, y yo ya estoy demasiado acostumbrado a amar a mis hijas y a la hija de mi ex mujer como para imaginar otra configuración. Lo que vaya a suceder no será consultado democráticamente sino que seguirá la dinámica propia de las evoluciones sociales. 

Al paso de auto destrucción que vamos, no sabemos cuánto tiempo más habrá humanidad, pero si estamos aquí, tendremos versiones más alambicadas del complejo de Edipo.

 
Jorge Patiño Sarcinelli
es matemático y escritor.

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

53
6

Otras Noticias