Sergio Medinaceli Soza

Mártires de la democracia

viernes, 15 de enero de 2021 · 05:09

El 17 de julio de 1980  se encarama en el poder el gobierno narcotraficante de García Meza, luego de un golpe de Estado cruento desplazando a la joven democracia boliviana; su ministro del interior, Arce Gómez, después de cometer las atrocidades más grandes en contra de los derechos humanos, anuncia el exilio de dirigentes sindicales, el confinamiento de políticos y sentencia: “Todos los elementos que contravengan al decreto ley tienen que andar con el testamento bajo el brazo. Vamos a ser taxativos y no va a haber perdón”

No obstante de semejante amenaza, el 7 de septiembre de 1980, se publica en el periódico Presencia la foto de una niña con el nombre de Mirtha Iriarte Rodríguez que invitaba a celebrar sus nueve años de vida; era un claro mensaje del Movimiento de la Izquierda Revolucionaria, anunciando que el partido ya estaba organizado y luchando contra la dictadura.

Este anuncio de enorme creatividad política, tuvo un impacto muy fuerte en la población boliviana en contra de la dictadura que puso en marcha su plan para eliminar al MIR, único partido que había organizado su Dirección Nacional Clandestina y sus frentes sectoriales de lucha,  desplegando una férrea conspiración contra la dictadura que iba a decretar medidas económicas antipopulares, razón por la cual, se decidió reunir a los dirigentes del MIR para aprobar acciones y medidas, y denunciar a nivel nacional e internacional este atropello a la economía popular.

La Dirección Nacional Clandestina se reunió aquel fatídico 15 de enero de 1981 con la presencia de Gloria Ardaya, José Reyes, Artemio Camargo, Ricardo Navarro, Ramiro Velasco, Arcil Menacho, Jorge Baldivieso, José Luis Suarez y Gonzalo Barrón. Iniciada la reunión, en la calle Harrington, es interrumpida por paramilitares que ingresan al domicilio abruptamente, rompiendo ventanas, pateando puertas y disparando sus metralletas. José Reyes salió al encuentro de los paramilitares pidiendo que no disparen, con pañuelo blanco en mano, indicando que estaban desarmados, cae muerto con el fuego de la metralla; continúa la matanza, ultimando a Artemio Camargo, quien es arrastrado al pie de una cama, donde se encontraba debajo, oculta, la valiente compañera sobreviviente Gloria Ardaya, que observaba atormentada la agonía de Artemio. El compañero  Gonzalo Barrón corre hacia la terraza pidiendo auxilio, siendo asesinado vilmente por los paramilitares. Así, terminan su macabra misión, ejecutando a los demás dirigentes del MIR.

Calladas las armas se oye una vos que dice: “Hipótesis confirmada”. Planificaron matarlos, llegaron y los mataron. 

La historia nos muestra que García Meza y sus secuaces tenían la misión de acabar con los revolucionarios de la época. Fue así que el 21 de marzo terminaron con la vida del P. Luis Espinal, director del periódico Aquí. El 2 de junio de 1980, Jaime Paz Zamora sufre un atentado de aviación,  junto a otros dirigentes de la Unidad Democrática Popular. Milagrosamente Jaime Paz, candidato a la vicepresidencia por la UDP, es el único sobreviviente, habiendo sufrido horrorosas quemaduras. 

El 8 de junio arrojaron una granada de guerra a una marcha de la UDP, provocando muertos y heridos. El 17 de julio se produce el golpe de Estado en contra de Lidia Gueiler, asesinan a Marcelo Quiroga, Gualberto Vega y Carlos Flores, y apresan a todos los dirigentes de la Central Obrera Boliviana y miembros del Comité Nacional de Defensa de la Democracia, ocasión en la que logra escapar el compañero Óscar Eid Franco. El 15 de enero cierran su ciclo asesino.

Hoy, al recordar cuarenta años de la masacre de la Dirección Nacional Clandestina del MIR, se afirma que la democracia ha sido para el partido histórico del MIR un objetivo para construir el Estado de Derecho, buscar la igualdad entre los bolivianos y defender siempre la democracia en contra de cualquier dictadura.

¡¡Honor y gloria a los mártires de la democracia!!

 
Sergio Medinaceli Soza es periodista.
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

24
203

Otras Noticias