Reynaldo Marconi 

Riesgos y desafíos del SFN para 2021

domingo, 24 de enero de 2021 · 05:09

El 2021 se abre un periodo con riesgos y desafíos para la economía y en particular para el sistema financiero nacional (SFN). La perspectiva para el SFN es la incertidumbre. El crecimiento del crédito depende del comportamiento de la demanda del sector real de la economía y la dinámica de las captaciones que alimentan la intermediación. 

El crecimiento proyectado para el Producto Interno Bruto (PIB) de 5,6% por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y de 4,8% por el gobierno en el Presupuesto General de la Nación es esperanzador, pero la realidad sociopolítica se perfila conflictiva y dificultará la reactivación y el crecimiento esperado. 

Las captaciones tendrán varios frenos: caída de remesas, decisión sobre los aportes en las AFP, límites del ahorro, pero el factor crucial es el tratamiento del “periodo de gracia”/diferimiento de los créditos acordado recientemente por el gobierno con los transportistas.

 Asoban estima que en 2020 el SFN dejó de percibir  3.800 millones de dólares a raíz del diferimiento y que el “periodo de gracia” a junio de 2021  implicaría que  1.800 millones de dólares no ingresan a los circuitos de intermediación. 

Más allá de este impacto, el acuerdo suscrito para evitar un paro del transporte es censurable por cuatro razones mayores: primero, contamina la moral de pago, erosionando los principios de la disciplina de pago, conseguida con educación financiera, y convirtiéndola en una pulseta política; segundo, afectará muchas entidades financieras pequeñas, cooperativas e IFD, que serán afectadas en sus recuperaciones y liquidez, impactando en su sostenibilidad; tercero, se sentirá el impacto en los ritmos de nuevas colocaciones, retrasando la reactivación económica imprescindible; y, cuarto, se afectará el ahorro/inversión, bien supremo de la intermediación que es de interés público, según nuestra Constitución.

Hubiese sido deseable que en las reuniones gobierno-transportistas participen representantes  de las entidades financieras, a quienes las familias confían sus ahorros, que son la base para los créditos. 

Mas allá de la Circular 669/2021 de la ASFI, el gobierno no podrá ir hacia atrás con el acuerdo firmado con los transportistas. Generalizar este acuerdo a toda la cartera del SFN podría afectar más aún a la liquidez requerida para la reactivación. 

Así, la coyuntura y la magnitud de los problemas que afectan al SFN, plantean la incuestionable necesidad de inyección de recursos frescos al SFN, con carácter de urgencia, que respondan a dos finalidades: reactivación económica y fortalecimiento patrimonial de las entidades financieras más dañadas por el cuadro descrito.  

Para el objetivo de reactivación existen opciones a nivel global, que pueden aprovecharse para una inyección substancial de recursos frescos, al menos equivalente a los fondos mermados por la política de ampliación del “periodo de gracia”, cuya obtención por medio del Banco de Desarrollo Productivo SAM fortalecido impactarán en la liquidez del SFN y su canalización a la economía del país. En el manejo de fondos de fortalecimiento patrimonial para el SFN el país tiene una vasta experiencia en este campo.

 

 Reynaldo Marconi  es economista y abogado.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias