Carlos Valverde Bravo

¡Salud!

domingo, 3 de enero de 2021 · 00:10

No me refiero al “deseo” que se expresa al chocar las copas en una celebración; no estamos para esas cosas ahora; esto tiene que ver con la andanada de desaciertos, amenazas (el Ministro de Justicia tiene amenazado a medio gabinete y funcionarios del gobierno anterior) y justificaciones que no explican nada de los personeros del gobierno actual (el doctor Pozo está tan nervioso que va a desdibujar la idea que de él se tenía cuando entró al ministerio). 

En efecto, da la impresión de que en el que no atinan a otra cosa luego de que en el país se cuestiona la decisión de traer las “vacunas rusas Sputnik V” contra el Covid- 19, habida cuenta de que en Rusia se informa que apenas 50.000 personas se han vacunado con la misma, siendo que allá se tiene registradas a 3.127.347 personas enfermas con Covid- 19 (de 146.800.000 de habitantes). 

Rusia es uno de los países con más alta tasa de letalidad en el mundo y uno se pregunta: ¿sólo 50.000 vacunados? Y, además, si bien hay países interesados en adquirir la vacuna, se está condicionando la decisión a la certificación de su “idoneidad” científica que confirme su eficacia; esa es la condición que se impone a los fabricantes rusos  (https://www.infobae.com/ america/mundo/2020/12/29/sputnik-v-paises-interesados-condicionan-la-decision-a-la-espera- de-certificar-su-idoneidad-cientifica/ ). Eso es lo mismo que decir:  “úsese con seguridad”. 

Infobae publicó que “los 50 países que habrían adelantado pedidos sujetan su uso a la espera de información más confiable. Hungría, que acaba de recibir 6.000 dosis, espera el visto bueno de expertos. Argelia, también interesada, hace una evaluación “a priori”. Bielorussia y Argentina son los únicos en aplicarla fuera de territorio ruso.

Pues Bolivia firmó con Rusia, a decir de muchos, por afinidad … debe ser “de intereses”, porque el señor Putin está lejos de la idea “plurinacional, comunitaria, socialista (dizque) y otras linduras que ofrece el sistema boliviano… Rusia desarrolla un capitalismo salvaje, mafioso y corrupto, privilegiando a los ex Nomenklatura (los privilegiados del sistema soviético) … en esto se puede tal vez encontrar (respetando las escalas) afinidades y coincidencias. ¿En qué más? 

Ese es el tema general, más que necesario, para dejar la cosa más o menos clara. Lo otro, lo local, el doctor Pozo aseguró algo así como que si en el gobierno anterior hubiera comprado vacunas (olvidan que las mismas se comercializan recién desde diciembre), otro hubiera sido el cantar; aunque no es menos cierto que alguien le debe haber ocultado la información al Ministro, porque, que sepamos, el anterior gobierno, así no haya sido lo que el país esperaba (harto para hablar de ello), no es menos cierto que dejó adelantadas varias negociaciones con laboratorios, países y organismos internacionales.

Me hice una lista de toda la información conseguida (fuente publicaciones de la excanciller Karen Longaric y de la doctora Heydi Roca, exministra de Salud, ambas son absolutamente constatables, yo publiqué cartas de la doctora Roca, que no me llegaron de su parte). Las gestiones vienen de julio de 2020, del Ministerio de Salud y Cancillería; entonces, todo estaba en fase de experimentación. De acuerdo a la información, se logró incluso acuerdos preliminares para la compra de vacunas. Parecen ser testigos de aquello la OPS/OMS (representantes en Bolivia). 

Esto es importante: se hizo gestiones ante la Alianza GAVI y por el mecanismo Covax-facility, desde julio de 2020 (por cerca de 2,5 millones de vacunas -20 %  de la población boliviana, esto en Londres (la documentación tiene que estar en el Ministerio de Salud, doctor Pozo) . En agosto se habría confirmado la intención de compra “sistema Compra Comprometida” (pago anticipado más bajo y con una garantía para la exposición completa del mecanismo; hasta donde sabemos, hay confirmación de Bolivia como país elegible para la compra).

Se habló también con Astrazeneca (Oxford), en agosto 2020, (también Reino Unido); esto, fuera de las tramitaciones de Covax Facility; aquí hubo, hasta donde conocemos, un conflicto de intereses con gente de Uruguay y se le da al Gobierno boliviano un contacto de un nuevo proveedor Serum Institute Inc, que fabrica también la vacuna Oxford. Hubo, en este caso, ¿una solicitud de reserva de cinco millones de dosis? Señor Pozo, la respuesta es suya, los papeles “cantan” y se asegura que están en su ministerio

Otra opción: ZKM- Sinovac Biotech Ltda; gestión de septiembre 2020, solicitando  reservar cerca de 3,5 millones de dosis, condicionadas a la “aprobación del testeo”, tanto de las autoridades bolivianas (Comité Científico Boliviano) y de la OMS; esta última la trabajan en Brasil, en el Instituto Butantan (tengo la impresión que es la sugerencia de compra de Roly Aguilera a la arquitecta Sosa); la vacuna tiene licencia china.

También se habló con Rusia- Sputnik –V, en agosto 2020 (ésta la que trae Bolivia-Arce), se habría cerrado una especie de acuerdo sin cantidades, en octubre del mismo año. O sea, hubo gestiones; no se podía hacer más porque cuando Añez se fue no había vacunas aprobadas, además de ello, nuestro país está entre los 10 países elegibles para optar a vacunas gratis mediante el mecanismo Covax. La OMS/OPS tiene en cuenta a nuestro país por ser de “los países más pobres de América Latina y el Caribe” (la “ventaja de la pobreza”, qué tristeza)

El seguimiento de los trámites es personal y puede tener errores de apreciación, pero no de hechos; de manera tal que es inentendible lo que hace el gobierno:  ¿dónde lleva esto de amenazar con juicios? Personalmente, conocí a otro doctor Lima Magne muy equilibrado, hoy, se ha convertido en el Torquemada judicial, sin sentido. Le fracasó el plan de “renovación judicial”, ahora va por el enjuiciamiento por las vacunas, cayendo justo en lo que él quería desterrar: la politización de la justicia o la judicialización de la política

Lo último: el gobierno había dado vía libre para que municipios, cajas de salud y gobernaciones importen vacunas directamente; 24 horas después, pone requisitos, cuatro, La mayoría de ellos, burocracia, como si el país pudiera esperar…

¿Las vacunas rusas son un riesgo? Sí, muy grande, depende de quién se atreva o no a ponérselas. No debe ser obligatorio.

Carlos Valverde Bravo es periodista y escritor.

Página Siete da la bienvenida al periodista y escritor Carlos Valverde, que escribirá en este espacio al que denomina Sin letra chica.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

92
7

Otras Noticias