Gustavo Bejarano Zambrana

El Pumakatari sostenible y un derecho ciudadano

miércoles, 20 de octubre de 2021 · 05:08

El Pumakatari y un sueño de modernidad, es el título del artículo de Agustín Echalar publicado hace unos días en este mismo medio. Discrepo respetuosamente con varias aseveraciones y trataré de explicar cada una de ellas:

Echalar señala que todos acaban de “enterarse” que el servicio genera déficit y que es posible saberlo gracias al cambio de gestión. NO ES VERDAD, desde el inicio del servicio en febrero 2014, se habló con transparencia y claridad, que los costos de brindar un servicio de calidad como el PumaKatari no podían ser transferidos a la tarifa del usuario final y que el servicio era SUBVENCIONADO, como en cualquier parte del mundo. Ese entonces con un sistema de solo 61 buses bordeaba el 2% del presupuesto. Existen varias notas periodísticas sobre el tema y la misma Alcaldía habla sobre el tema citando al propio Alcalde Revilla en su página web en octubre 2016 donde incluso se invita a expertos a debatir sobre la temática de la subvención; existen un sin número de entrevistas de TV y también está señalado en la MEMORIA Institucional 2014-2021 de lapazbus.bo. Como es obvio, también se informó oportunamente, como consta en Actas, a la gestión municipal entrante, por lo cual nunca fue un secreto o algo de lo cual no se quiso hablar.

Echalar menciona que “El Pumakatari le costaba al Municipio aproximadamente 100 millones de bolivianos al año, una suma demasiado alta para hacernos pasar por modernos, y que beneficiaba a un porcentaje mínimo de los usuarios.  Es, podría decirse, una bella mala idea”. NO Sr. Echalar, no es “UNA BELLA MALA IDEA”, es un SERVICIO PÚBLICO QUE ES UNA REALIDAD. Una “BELLA MALA IDEA” no tiene su propia Ley Municipal, Reglamentos, Manuales de: Procesos y Procedimientos, Puestos y Perfiles de cada Cargo, Sistema de Contrataciones y Evaluación del Personal por Mérito, Estudios Integrales Técnico, Económico, Social y Ambiental conforme a normativa nacional de todas las 7 rutas actuales y 4 rutas futuras; propios Sistemas Informáticos de: Control de Flota/SIMÓN, Cobro por Tarjetas y Cajeros Automáticos, una Maestranza de Mantenimiento, personal capacitado y certificado en el exterior, su propio Centro de Control de Operaciones y Atención al Usuario moderno y equipado, varias auditorías de la Contraloría, Ministerio de Transparencia, y Concejo Municipal sin observaciones. Una “mala idea” no consigue financiamiento, asistencia técnica internacional ni gana concursos con el BID, BM, CAF, Swisscontact, AECID, Red Latinoamericana de Movilidad-SIMUS (del cual fuimos Vicepresidencia 2 años), o benchmarking con los Sistemas de Buses de: Madrid, Santiago de Chile, CDMX, Guadalajara, Quito, Bogotá, Medellín, ente otros. Una “mala idea” no gana más de 15 premios y condecoraciones nacionales e internacionales y no dispone 9 Rutas nuevas en plena pandemia, para operar con éxito y cuando nadie quería salir de casa realizando más de 246 mil viajes con personal médico y de emergencias. LaPazBus ha recorrido 34,3 millones de km, transportado anualmente 9,6 millones de pasajeros, 10 mil usuarios en sillas de ruedas, 9 mil mascotas, 50 mil bicicletas y ha logrado una valoración positiva del 93 % de los usuarios durante 7 años seguidos. Entiendo que desde la perspectiva de usuario, el Sr. Echalar, desconozca el detalle aquí descrito, pero definitivamente LaPazBUS con sus 7 Rutas, 174 PumaKataris y 39 ChikiTitis, lejos de ser “una bella mala idea” es una realidad completamente institucionalizada y que tiene todos los cimientos para seguir creciendo; es un Servicio de Transporte Municipal, que entiende a la Movilidad como un DERECHO CIUDADANO y no un buen “negocio”.

Coincidimos en que el sistema LaPazBus puede ser optimizado, pero partiendo de las premisas correctas, entre ellas mantener la subvención como se lo hizo durante 7 años y como se lo hace en todos los sistemas de transporte por buses en el mundo. Esta subvención debe ser cada vez menor, ciertamente, y es posible hacerlo escalando el Servicio que fue concebido como un Sistema Integrado de Transporte del cual los Pumas, Chikis, el ya diseñado y futuro bus de doble piso, el Teleférico, los sistemas tradicionales y otros sistemas motorizados y no motorizados, deben formar parte. En LaPazBUS se dejó a la nueva gestión la infraestructura, equipamiento y diseños finales completos o por fases, de proyectos y acciones concretas que tienden a reducir gastos, aumentar ingresos del Puma, pero también aumentar los ingresos de la Alcaldía y reducir los actuales Bs.70 millones de subvención de los Bs.2100 millones del actual presupuesto 2021 o de los Bs.1999 millones previstos para 2022, es decir se invierte aproximadamente 3,5 por ciento del total del presupuesto municipal anual en transportar al 3 por ciento de su población, lo cual no parece ninguna mala idea. Por supuesto deben revisarse todas las medidas propuestas en la nueva coyuntura con el fin de mantener y mejorar el servicio. Ojalá no veamos usarse a los buses para otro fin como se hizo en El Alto, que terminaron matando el servicio y ojalá que la actual reducción desmesurada de frecuencias de LaPazBus no sea el preludio de su muerte anunciada con cualquier pretexto. LaPazBUS NI UN PASO ATRÁS!!!

 

Gustavo Bejarano Zambrana es economista, especialista en planificación y movilidad urbana. Fue promotor de LaPaz BUS

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias