Fernando Álvarez

Terapéutica eficaz y comprobada de los medicamentos genéricos

jueves, 28 de octubre de 2021 · 05:09

Existe cierta desconfianza de los consumidores cuando se habla de productos o marcas genéricas, a las cuales se las asocia con una calidad deficiente. Sin embargo, en materia de medicamentos, estos prejuicios no solamente están infundados, sino que las personas pierden la oportunidad de adquirir medicinas con las mismas características farmacocinéticas, farmacodinámicas y terapéuticas y con un precio menor a las del fármaco de marca.

Primeramente, es necesario definir qué es un medicamento genérico y de dónde provienen. Cuando una empresa farmacéutica desarrolla un nuevo fármaco, solicita una patente siguiendo los lineamientos de los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC), de la Organización Mundial del Comercio (OMC), que le permitirá comercializar este producto de manera exclusiva por 20 años.

Luego de este tiempo, la fórmula del medicamento es liberada y cualquier empresa o laboratorio del mundo puede elaborar el producto, el cual debe presentar el mismo principio activo (acción terapéutica), vías de administración, dosis y condiciones de uso que la marca original. Los únicos aspectos que varían son los nombres comerciales, ya que la denominación de los medicamentos genéricos suele ser la misma y está basada en su componente (por ejemplo, paracetamol), además de estar acompañada por el nombre del laboratorio y las siglas EFG (Equivalente Farmacéutico Genérico). Adicionalmente, los medicamentos genéricos pueden contener diferentes excipientes, es decir, ingredientes que le dan al producto su sabor, forma, textura, olor, entre otros detalles, que no afectan su efectividad terapéutica.

Todos los medicamentos son susceptibles de tener su correspondiente fármaco genérico, una vez caducada la patente. Entre los más utilizados entre la población boliviana están el paracetamol, ibuprofeno y omeprazol, por mencionar algunos. Sin embargo, también existen medicamentos genéricos de alta especialización para el tratamiento del cáncer o cirugías.

Uno de los factores que determina que el medicamento genérico es igual de efectivo y confiable que su homólogo de marca, es el estudio de bioequivalencia al que ha sido sometido. Se trata de un análisis que prueba que el principio activo de ambos productos actúa de la misma manera en el cuerpo humano. De esta manera, se garantiza que los dos fármacos son terapéuticamente equivalentes, es decir, que curan de igual manera y pueden sustituirse entre ellos.

La principal ventaja del uso de medicamentos genéricos está en el precio. Los laboratorios que los producen no necesitan erogar gastos en promoción comercial y se basan en una fórmula ya conocida, lo que implica una menor inversión en investigación y desarrollo (I&D). Cabe señalar que, en el mercado, estos fármacos tienen un costo entre 25% a 50% más bajo, en comparación a los productos de marca. 

El no comprender estas similitudes y diferencias entre un medicamento genérico y de marca, lleva a fácilmente crear desconfianza en las personas. Esto es más evidente en aquellos que están habituados a cierta marca y, de repente, le ofrecen un medicamento nuevo con igual principio activo, pero con un nombre diferente. 

Sin embargo, los medicamentos genéricos son igual de efectivos, confiables y resultan muy favorables para el ahorro de las familias. Más aún, en este tiempo, cuando la pandemia ha demostrado que los gastos médicos pueden llegar a ser exorbitantes.

 

Fernando Álvarez es médico y asesor científico.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias