Robert Brockmann

«Un homenaje y no un funeral»

viernes, 29 de octubre de 2021 · 05:09

No son necesarias circunstancias extraordinarias para que derrame lágrimas cuando empieza a sonar el tenue y largo acorde que da comienzo a la Obertura de Lohengrin, de Richard Wagner. Me pasa cada vez, sea que la escuche solo en casa o en una sala de conciertos. Lo atribuiría a que me estoy haciendo viejo y sensiblero, pero no. Me sucedía ya en la universidad. Y no son muchas las piezas que logran ese efecto sí o sí. Otra, en un mundo musical paralelo, es Somewhere Over the Rainbow, sea que la cante Judy Garland o Eric Clapton.

El 22 de octubre tuve el placer de escuchar la pieza de Lohengrin –y otras seis piezas maravillosas que mencionaré– en el Teatro Municipal de La Paz, impecablemente ejecutadas por la Orquesta Sinfónica Nacional, dirigida por el maestro Weimar Arancibia.

El contexto es importante: el conjunto de siete piezas fue elegido por el embajador de Alemania, Stefan Duppel, como un In Memoriam (el título del evento) por todos nuestros seres queridos muertos en la pandemia. Así, todas las piezas –y dos poemas de Rainer María Rilke, leídos por Roswitha Grisi Huber– estaban directa o indirectamente relacionadas con la muerte.

Gran parte de la audiencia acudía a un acto multitudinario o a un concierto por primera vez desde que, en marzo de 2020, se declaró la peste y la interminable cuarentena (que sigue en nuestras mentes). El solo reencuentro en/con un escenario público, y con un motivo tan sensible, puso los sentimientos de la gente a flor de piel. El embajador Duppel abrió el acto con conceptos tan sutilmente emotivos que ya corrían lágrimas antes de que hubiera sonado una sola nota musical. 

Para la Sinfónica fue el primer concierto en tanto tiempo de sequía económica, artística y espiritual. También ella perdió miembros, de modo que la emoción en el aire era palpable. El repertorio abrió con Los Preludios de Liszt; siguió con el Adagietto de la V Sinfonía, de Mahler, el Rondó-Allegro del Concierto para violín y orquesta, de Beethoven; siguió Liebestod (Muerte de Amor), de Tristán e Isolda de Wagner; el Moderato de Muerte y Transfiguración, de Richard Strauss, y terminó con la mencionada Obertura de Lohengrin. Un repertorio profundamente alemán. Catarsis total. Aplausos largos para Arancibia, para el violinista Ruso Alexander Lapich y para toda la orquesta.

Más tarde, el maestro Arancibia me dijo algo que yo no hubiera podido expresar mejor: que la ejecución musical fue concebida desde una perspectiva trascendental en vez de lúgubre: “un homenaje y no un funeral”.

Y es que es así como fue sentida: como la trascendencia de nuestros muertos: cómo sus vidas trascienden la muerte a través de los sentimientos que nos genera la música. Y también a través de ella, la trascendencia de nuestras modestas vidas más allá de nuestro tiempo y de nuestro espacio. Aquello que escucharon ellos (tantos otros) en pasados remotos, en lugares lejanos, y que seguirán escuchando nuestros descendientes, encontrando aquellos sentimientos comunes que nos unen como comunidad humana.

El repertorio, curado personalmente por el embajador Duppel, fue exigente para la Orquesta. El maestro Arancibia explica que estas obras nunca, o si acaso alguna vez, fueron tocadas en Bolivia.

Fuimos relativamente pocos los invitados afortunados que pudimos presenciar esta ocasión y reencuentro únicos, pero hubo otra función para el público una semana después.

En perspectiva, puedo decir que la OSN está en buen camino hacia el encuentro con su identidad y su sonido, y que La Paz tiene una orquesta totalmente competente, que es absolutamente imprescindible y que merece más apoyo del público y de instituciones.

 

Robert Brockmann es periodista y docente universitario

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias