Pedro Portugal Mollinedo

Sobre la incomodidad de ser de izquierda en Bolivia

miércoles, 6 de octubre de 2021 · 05:10

¿Qué significa ser de izquierda o de derecha? La una, la izquierda, es asociada con el progreso y la justicia social y la otra, la derecha, con la reacción y la desigualdad social. Calificación compleja, pues gramaticalmente tanto derecha como izquierda pueden ser sustantivos, adjetivos calificativos o adverbios, según cómo se los use.

Se trata, en realidad, de opciones que no pueden desasirse de las contingencias del momento, pues se da el caso de que la izquierda de la oposición, una vez en el poder se transforma en violenta voluntad de frenar el progreso, en un desvergonzado usufructo de la desigualdad social: se trueca, sin rubor ni vergüenza, en derecha en el pleno sentido de la palabra, aun cuando nominalmente sigan identificándose como de izquierda. De la misma manera, frecuentemente quienes en la oposición se identifican como derecha, una vez en funciones de gobierno ceden a la presión de los desposeídos y promueven la adecuación de las sociedades a formas más equitativas y justas.

En realidad, ser de izquierda puede señalar simplemente a quienes propugnan el cambio político y social y ser derecha a quienes se oponen a dichas transformaciones. Dado que esas adopciones no son fijas, sino determinadas por múltiples supeditaciones, lo que es izquierda en algún momento, puede ser derecha en otro, y viceversa.

Esta dificultad de circunscribirlas es aún más problemática en nuestro país. Tenemos otros factores que convierten ese ejercicio en particularmente incierto. Uno de ellos consiste en que la dicotomía derecha e izquierda requiere, justamente, que se entienda esta relación en términos de opuestos y de separación. Culturalmente, esta aproximación corresponde a los sectores criollos hegemónicos. Los sectores populares indígenas tienen otra, que entiende la derecha e izquierda como separación, pero complementaria.

Esa percepción llevó a las primeras manifestaciones políticas indias, el MITKA y el MRTK, décadas atrás, a definirse como no ser “ni de derecha, ni de izquierda”, aun cuando en su accionar tenían relaciones y definiciones con esas dos posiciones.  Lamentablemente, el indianismo y el katarismo no pudieron desarrollar su reflexión, de manera que pudieran ser aporte al pensamiento político nacional.  En lugar de ello, fue sustituido por el pachamamismo que, retomando las intuiciones indianistas y katarista, las sumergió en la confusión del posmodernismo occidental vigente hasta hoy día.

Otro factor de incomodidad es la situación colonial que aun vivimos. En este contexto todas las alternativas políticas han sido siempre monopolio de la minoría criolla dominante, convirtiendo sus contradicciones en pantomima cuando se afrontan de una u otra manera a las mayorías indígenas y populares. Ahí, pierde sentido su discurso, pues antes que defender el “interés de las mayorías”, defienden el de su casta empoderada. Así se entienden situaciones que de otra manera serían indescifrables.

Recientemente causó estupor la declaración de la senadora Andrea Barrientos, jefe de bancada de Comunidad Ciudadana, en sentido de que su agrupación tiene coincidencias con el Movimiento Al Socialismo. Claro que las tiene. Mientras los militantes se enfrentan, sus elites dirigentes coinciden en la izquierda “cultural”. Nominalmente CC está en la oposición, pero no es de “derecha”. Y el MAS se define como izquierdista, pero no en el sentido asumido por los sectores populares. El punto de unión de sus élites dirigentes es el progresismo posmoderno: liberalización del aborto y si es posible de la mariguana, medio ambientalismo y animalismo alejados de la interferencia social, matrimonios igualitarios y otras pifias (en nuestro medio y nuestro momento) por el estilo.

Por ello, no extraña el atractivo en ciertos medios de derecha del incipiente pensamiento libertario, de exaltación de valores y principios; y la nostalgia en sectores populares por los extintos indianismo y katarismo. Quizás sea germen de una nueva reflexión política e inaugure un nuevo ciclo de planteamiento ideológicos definidos, necesarios en nuestra condición social y nacional actual.

 

Pedro Portugal Mollinedo,  fundador de Pukara, es autor de ensayos y estudios sobre los pueblos indígenas de Bolivia.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias