Mirna Luisa Quezada Siles

Cuarta ola en Bolivia ¿Es de temer?

sábado, 13 de noviembre de 2021 · 05:08

La cuarta ola de la pandemia ya es una realidad en Bolivia como lo fue y lo sigue siendo en otros países con altas tasas de vacunación como Reino Unido, Israel, Alemania y China, donde la variante Delta y la población que no recibió la inmunización abren de nuevo las puertas del tremendo virus del Covid-19.

Israel y Reino Unido, por ejemplo, que durante este año lideraron los índices de inmunización en septiembre y octubre enfrentaron tasas muy altas de casos. En Alemania, la cuarta ola se extiende aunque dos tercios de su población está vacunada y Rusia, a pesar de contar con su propia vacuna, es también golpeada con fuerza.

El Ministerio de Salud y Deportes de Bolivia anunció el 1 de noviembre, en su página WEB, sobre el inicio de una cuarta ola controlada en el país a raíz de la elevación sostenida de casos en los departamentos de Santa Cruz, Chuquisaca y Cochabamba.

Con anterioridad, entidades como el Colegio Médico de Bolivia advirtieron que la población no debe bajar la guardia puesto que el ingreso a una cuarta ola podría darse con variantes como la Delta. El Ministerio de Salud, a su vez, informó que durante la tercera ola fueron identificadas las variantes Gamma (de Brasil) y Alfa (del Reino Unido).

Sobre las diferentes cepas en América Latina, la OMS clasificó a la Mu (identificada en Colombia) como de interés por haberse expandido hasta Ecuador. También se encontraron otras dos en la región, como la Gamma, identificada por primera vez en Brasil, y la Lambda, surgida en Perú. Estas tres cepas habrían evitado que la Delta, responsable del repunte de contagios en el mundo, se expanda por la región; sin embargo, ya se advirtió la propagación también de esta variante.

Especialistas internacionales mencionan como factores que provocan que la pandemia se reavive nuevamente: al efecto tardío de las vacunas; cantidad insuficiente de gente vacunada y relajación ciudadana que olvida las medidas de bioseguridad y normas de distanciamiento social.

Los expertos afirman -además- que la dinámica del virus depende en gran medida del comportamiento humano. Por ello, solicitan a las personas vacunarse, utilizar mascarilla en sitios cerrados o donde no puedan guardar distancia y evitar lugares con poca ventilación.

Según Enrique Quintana, director editorial del medio de comunicación mexicano El Financiero, el COVID no es asunto del pasado y se constituye en un componente de riesgo del que no podremos olvidarnos en el mundo entero por un tiempo prolongado porque no se tiene suficiente conocimiento para anticipar su comportamiento.

Añade que se deben encontrar mecanismos para proseguir con la “nueva normalidad”, sin desconocer el riesgo que aún existe, porque de lo contrario podríamos llevarnos una sorpresa desagradable en los siguientes meses.

En Bolivia, las expresiones de mayor relajamiento comenzaron semanas atrás, especialmente en capitales de departamento. Fiestas y encuentros de Halloween fueron apenas un inicio de lo que se viene con las actividades de Black Friday; movimiento comercial de fin de año; actos de graduación de los establecimientos educativos y encuentros de fin de año, entre otros. Esto, sin contar los últimos conflictos sociales que se dan en el país y que obligan a la población a salir a las calles a luchar por sus derechos.

Si bien existen bastantes tareas de inmunización del gobierno central y autoridades locales; las campañas de información no son adecuadas porque no se dan de forma conjunta, coordinada y continua. Se requieren comunicados oficiales del gobierno y expertos en salud de diferentes sectores, para dar a conocer los beneficios de las vacunas, tiempos de duración, número de dosis y otros detalles, de manera sostenida.

La cuarta ola en Bolivia será de temer si se subestima al virus; si los índices de vacunación no aumentan; si se olvidan las medidas de bioseguridad como el uso de mascarillas, lavado de manos, uso de alcohol para desinfección y el distanciamiento en espacios cerrados.

Salir de la cuarta ola con el aumento de casos y hospitalizaciones, dependerá de cada uno de los bolivianos; pero también de medidas oportunas y apropiadas que adopte el gobierno, para evitar la mayor difusión de la enfermedad.

La salud, primero.

 

Mirna Luisa Quezada Siles es periodista

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias