J. Marcelo Arroyo Jimenez

Desafíos de la planificación subnacional en Bolivia

martes, 16 de noviembre de 2021 · 05:10

Empezando el tercer decenio del siglo XXI, Bolivia se encuentra en pleno proceso de reflexión y debate para la reconstrucción económica luego de la crisis por la COVID-19, y todos los esfuerzos y acciones de política pública en el país convergen en dirección al Plan de Desarrollo Económico y Social (PDES) 2021 – 2025. En este sentido, los departamentos, regiones y municipios del país tienen puesta la mirada en la reconducción de sus estrategias para el próximo quinquenio, las cuales no solo deberán estar alineadas y contribuir a los pilares del nuevo PDES, sino que deberán, además centrarse en acciones focalizadas a la resiliencia sanitaria, la reactivación de la economía, la generación de oportunidades, el empleo y la reducción de la desigualdad social en sus territorios.

El Sistema Nacional de Planificación (SISPLAN), posteriormente sustituido por el Sistema de Planificación Integral del Estado (SPIE), cada uno, en un momento y contexto específico, surgen como respuesta a la necesidad de articular los planes de desarrollo en sus diferentes niveles: nacional, sectorial, departamental, municipal e institucional en el corto, mediano y largo plazo. Ambos incorporan procesos participativos para identificar demandas, la definición de prioridades y la formulación de estrategias que reconocen la importancia subnacional. El SPIE, sin embargo, incorpora el enfoque de los sistemas de vida, la gestión de riesgos y el respeto por las funciones ambientales para consolidar los procesos de planificación integral en las Entidades Territoriales Autónomas (ETAs).

Tras cinco años del primer ciclo de planificación en el marco del SPIE, la primera generación de planes territoriales departamentales, municipales y regionales con diferentes niveles de ejecución, proyectan desafíos y oportunidades para las ETAs en el próximo quinquenio:

• Incorporar el enfoque vinculado a la dimensión del desarrollo urbano, la jerarquización de las aglomeraciones urbanas y las regiones metropolitanas en el nuevo ciclo del SPIE. Las áreas urbanas presentan características, necesidades y desafíos estructurales, como la movilidad y el transporte, la gestión de residuos sólidos, la resiliencia sanitaria, o la gestión del recurso hídrico.

• El reto institucional de fortalecer la coordinación, entre el nivel central del estado y las ETAs, se reedita en este ciclo de planificación. Es fundamental consolidar espacios que promuevan la participación de diversos actores territoriales-sectoriales en la formulación de los Planes Territoriales de Desarrollo Integral (PTDIs), que den lugar a la construcción de agendas de “arriba hacia abajo”, pero recuperando las aspiraciones de los actores locales de “abajo hacia arriba”.

• Es importante articular la planificación subnacional con las agendas globales. Los desafíos del desarrollo sostenible que se plantean en la Agenda 2030 o en la Nueva Agenda Urbana tienen mucha incidencia en el ámbito subnacional en Bolivia. El 65% de la matriz competencial establecida en la Ley Marco de Autonomías y Descentralización refleja competencias asignadas a las ETAs y cerca del 80% de estas tienen relación con las metas de los ODS, constituyendo una gran oportunidad para contribuir al desarrollo sostenible de manera integral.

• Otro desafío relevante se centra en mejorar los procesos de participación social para redefinir los acuerdos de gobernanza entre ciudadanos, ciudadanas, autoridades locales, y así consolidar la cohesión social.

Estos y otros desafíos estructurales, como los efectos de la pandemia de la COVID-19 y el cambio climático, deben ser parte de las estrategias integradoras que den respuesta a las aspiraciones de las y los bolivianos, expresadas a través de la nueva generación de los planes territoriales, asumiendo el compromiso de no dejar a nadie y a ningún territorio atrás, construyendo una nueva visión de desarrollo para el país a la cual el PNUD se adscribe en total apoyo y compromiso.

 

J. Marcelo Arroyo Jimenez es economista Senior del PNUD – Bolivia.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias