Ignacio Vera de Rada

¿Un futuro nublado?

sábado, 20 de noviembre de 2021 · 05:10

En mis clases de Historia Universal con el profesor Pablo Miller y en algunas conferencias del filósofo HCF Mansilla aprendí a no dar mucho crédito a las premoniciones del ser humano y a no intentar ensayar por mí mismo la futurología, pues a lo largo del tiempo el hombre ha errado tantas veces en sus vaticinios respecto al porvenir que ha demostrado ser incapaz de entrever los enigmas del futuro. Sin embargo, no creo equivocarme si digo que, si las cosas siguen como están hoy, los siguientes lustros serán grises para Bolivia. No sólo en términos de economía, sino –y sobre todo tal vez– en cuestiones educativas, morales y espirituales.

Normalmente, los ciclos político-económicos en Bolivia duran aproximadamente 20 años: el conservadurismo, el liberalismo, el socialismo militar, las dictaduras, el neoliberalismo, etc. Así se movió la historia. Por consecuencia, hasta antes de 2019 yo pensaba que el régimen del MAS tampoco sería la excepción de esa fatalidad cronológica. Empero, luego fui cambiando de parecer, tras notar que Bolivia había ingresado en un dramático declive en ámbitos que, más que a la economía o el desarrollo físico, hacen al espíritu colectivo y el desarrollo humano.

¿Qué se necesita para hacer tambalear (democráticamente) al adversario que ocupa el poder? Una oposición enérgica, visionaria, propositiva. Es con ella, y no con otra cosa, que los antedichos regímenes de aproximadamente dos décadas fueron derrotados. Pero lo que ocurre hoy con la oposición boliviana es que está naufragada en un mar de titubeos, caminando a tientas. Lastimosamente, los parlamentarios opositores no descuellan por sus proyectos de país, ignoran las ciencias sociales y muchos de ellos son directamente desconocidos por la ciudadanía y los periodistas que los votaron, precisamente porque no tienen mucho que decir y, por ende, nunca aparecen. Pero no debo ser injusto: hay notables excepciones. Sin embargo, son tan pocas que no son suficientes como para ser un bloque que haga frente a los abusos del régimen imperante.

Como dije en un anterior artículo, pienso que es el liberalismo la línea política que podría sacar adelante al país. Un verdadero liberalismo. Un liberalismo emanado de un puñado de jóvenes intelectuales que reinterpreten Bolivia desde la historia, la sociología, la economía, las relaciones internacionales, etc. Y es que la oposición que triunfe sobre el MAS no será una tienda política circunstancial que se desplome al primer soplido, sino una organización política sólida, construida, más que en mojigatas concesiones progresistas o en cuotas inclusivas y populacheras, en ideas y programas serios de país. Reformar el modelo educativo, cambiar la matriz económica e institucionalizar el Ministerio de Relaciones Exteriores es, entre muchas otras cosas, lo que necesita Bolivia.

Si algo bueno tuvo la política boliviana de hasta hace unos treinta años, es que había muchos más intelectuales. Personas del libro y el pensamiento más que de la calle y los estribillos. Políticos y no activistas. Son ellos los que piensan, reflexionan, debaten e interpelan. Ellos son los que hacen política racional, los que sientan las bases de nuevos horizontes políticos y espirituales para los Estados.

Cada organización política debería tener, pues, una escuela de formación de cuadros, que eduque no sólo en cuestiones de ideología y gestión, sino también en ámbitos de psicología y ética. Pero esto no ocurre en los partidos bolivianos. Normalmente reclutan a oportunistas que no tienen nociones de historia, ciencia política o economía. Es por ello que cuando llegan al codiciado puesto no saben qué hacer, y además son corruptos. Para formar un partido nuevo de tendencias liberales se necesita un trabajo serio, sistemático y que parta de sangre fresca. Es una tarea pendiente que la confío a los académicos, empresarios privados y pensadores, que hoy parecerían estar totalmente relegados de toda actividad pública.

 

Ignacio Vera de Rada es  profesor universitario

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias