El futuro fraude electoral es posible

viernes, 26 de noviembre de 2021 · 07:15

Por más que nos digan que tienen un moderno sistema electoral, el futuro fraude electoral es posible, señores.

Tal como vamos, tenemos que estar preparados para ello, la corrupción y la impunidad están en marcha y tenemos que empezar a cuidar nuestro voto; los cómplices son muchos y están muy bien protegidos, los actuales vocales de la institución nacional encargada de administrar los procesos electorales no son confiables, al menos personalmente no pondría mis manos al fuego por ellos.

Siento que el fraude electoral está en marcha y no tengo miedo. Sabemos que se aproximan las elecciones judiciales y las presidenciales 2025, emitiremos nuestro voto y decidiremos el futuro de nuestra Nación, pero ¿saben qué? Mucho cuidado con los que cuentan los votos, mucho cuidado con aquellos que votan más de tres veces, con los hackers cibernéticos, sino pregúntenles a los votantes venezolanos, cubanos o nicaragüenses.

Mucho cuidado con las serias anomalías del actual padrón electoral, con la falsa depuración de las listas electorales, con el voto carretilla, incluso hasta los muertos pueden votar, hasta los votantes fantasma pueden cambiar el resultado. Nos lo dijo la exvocal Rosario Baptista: “Todo está diseñado para que el MAS nunca pierda una elección” y muchos hasta ahora no le creen; pero si el río suena es porque piedras trae.

Con el MAS, hasta los muertos y los “votantes fantasma” podrían votar, y al parecer en Bolivia son muchos y podrían elegir un presidente.

En las próximas elecciones en Bolivia muchos seguramente no desearán emitir su voto, porque en la papeleta electoral estarán las mismas caras de siempre, nos invitarán a formar parte de la “fiesta democrática”, pero ¿saben qué? Nos daremos cuenta ese día que somos los sirvientes de la “fiesta” de unos pocos y que el agasajado y electo había sido el más incompetente. ¡Ojalá esto no suceda!; así que está en tus manos elegir una opción nueva y colaborar con tu voto a la fiesta democrática.

Son unos mal intencionados que están esperando que les caiga algún voto, porque perdieron el apoyo de la gran mayoría del pueblo boliviano; haciendo un análisis prospectivo, uno de los escenarios probables es que el partido gobernante forzará la candidatura del expresidente Evo Morales. En el supuesto caso de que por alguna razón el plan A no sea el más viable para la pacificación del país, optarán por el plan B, es decir, por un candidato joven a la presidencia y una candidata mujer joven, siendo este binomio lo más probable; porque  al MAS en este último tiempo le encanta utilizar a los jóvenes por estrategia política.

Se llevarán a cabo las elecciones 2025; si es que no ocurre un evento extraordinario, nos dirán “ve a votar, no habrá fraude”, y buscarán dar la apariencia de que el proceso electoral es transparente, a pesar de que será todo lo contrario: papeletas duplicadas; papeletas marcadas; camionetas públicas con urnas;  robo de papeletas; depósitos fantasmas custodiados por funcionarios públicos; capacitadores repartiendo propaganda masista; papeletas fantasma; encuestadoras parcializadas con el partido gobernante, en coordinación con los conteos rápidos del órgano encargado de administrar el proceso electoral, etc. Todos los gobiernos del pasado utilizaron estas tácticas y técnicas, por eso ellos no serán la excepción.

“Meterán no más”, como están acostumbrados a no medir las consecuencias de sus actos y no aprender de sus errores del pasado, entonces la candidata o candidato del partido gobernante se percibirá a si mismo ilegítimamente electo, como le sucede al actual presidente Arce Catacora. Seguramente iniciará su gestión con una gran piedra colgando del cuello, la que siempre pesará y la hará tambalear por más hábil que sea. Tienen tan poca vergüenza que no les importara esta situación, más por el contrario, mostrarán orgullosamente su derecho a gobernar; contra el desacuerdo abierto de todos, se atendrán al derecho legal, son indiferentes a las críticas, a los insultos, al odio y al desprecio de la gran mayoría. Como ahora sucede, ocurrirá lo mismo, si no hacemos nada el futuro fraude es más que posible. El sistema electoral está podrido y es un fraude estructural el que sufrimos los votantes.

Gente pasiva y sumisa administra los procesos electorales, los del TSE nos demostraron varias veces que son muy inteligentes para hacer funcionar la maquinaria electoral y hacer el papeleo; solo existen funcionarios obedientes que, por miedo a no perder su cargo, serán cómplices del otro mayor fraude electoral cometido en toda la historia de Bolivia. Espero estar equivocado…

Jhonny Vargas es politólogo

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias