Miguel Ángel Marañón Urquidi

Inflación y devaluación

jueves, 4 de noviembre de 2021 · 05:09

En los últimos días, se quiere posicionar el argumento de que una devaluación es necesaria, puesto que esto ayudaría de sobremanera al sector exportador, vale decir que si un empresario exporta producto por $us 1.000.000, equivale a Bs 6.960.000, si llega una devaluación de Bs 7,01 por dólar la misma exportación será de Bs 7.010.000  o sea Bs 50.000 de “ganancia adicional”.

Esta devaluación beneficiaría a los exportadores y a todos los bolivianos siempre y cuando las otras variables se mantuvieran fijas, considero que no se pusieron a analizar, por ejemplo, el sistema financiero, donde cerca del 90% de las cuentas bancarias están en bolivianos o que el 95% de los créditos están en moneda nacional, una devaluación causaría una corrida de depósitos (ya que el boliviano perdería valor frente al dólar), creando desajustes no sólo en el sistema financiero, sino en toda la economía.

Esta propuesta de que el Gobierno debe “flexibilizar” un supuesto tipo de cambio fijo, está alejada de la realidad y de la teoría económica, ya que en Bolivia está vigente el tipo de cambio de banda cambiario, vale decir, en límites de +10 -10, de donde podríamos deducir que el precio del dólar en Bolivia está sujeto a la oferta y demanda. La diferencia con otros países es que la demanda de dólares se redujo a niveles mínimos, logro que tiene como base el abastecimiento del mercado interno como prioridad; cuando se tiene productos en cantidades necesarias en el mercado, los precios se mantienen estables, lo cual genera que la ciudadanía tenga confianza de que sus Bs 100 en octubre de 2021 valdrán lo mismo (poder adquisitivo) en marzo de 2022, ¿Por qué demandaría dólares?

Pero si los productores (como ejemplo tenemos la subida de precios de carne)  empiezan a subir sus precios, los Bs 100 de octubre de 2021, comprarán menos en marzo de 2022; vale decir que la moneda nacional perderá valor (poder adquisitivo) y la ciudadanía empezará a adquirir dólares, o sea generarán una devaluación; aspecto que no se está dando en la economía nacional, gracias al abastecimiento de los mercados, donde el Gobierno hace que los productores prioricen el mercado interno y que si estos quieren incrementar sus exportaciones, simplemente deben aumentar su producción.

La medida de priorizar el abastecimiento del mercado interno es una acción económica y social que permite la estabilidad de precios, el claro ejemplo de la carne que se dio hace una semana, cuando se incrementó el precio del kilo al consumidor, el Gobierno, en una primera instancia, puso a la venta carne a menor precio (10% menos), medida que ocasionó la protesta de los comercializadores, los cuales indicaban que los ganaderos incrementaron el precio debido a que China compraba carne a mayor precio que el mercado interno, por tanto, el aumento del costo tenía como objetivo disminuir esa diferencia de precios.

La economía, al ser una ciencia social, no sólo debe atender los temas financieros, sino que también debe trabajar sobre el bienestar de la mayoría de la ciudadanía, mantener precios estables contribuye a un mejor desarrollo económico y social.

 

Miguel Ángel Marañón Urquidi  es licenciado en economía

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias