Ana Soliz de Stange

Represión y reconcentramiento

sábado, 18 de diciembre de 2021 · 05:09

Reprimir a la población y reconcentrar el poder en el Ejecutivo son los dos pilares de la estrategia del Movimiento al Socialismo (MAS) y del gobierno de Luis Arce. El masismo aspira a no volver a “cometer los errores del pasado”. Si bien es cierto que aprender de los errores es parte esencial de la racionalidad humana, el problema del MAS es que no ha sabido identificar sus errores y, por el contrario, se encamina a profundizarlos. Luis Arce sigue la instrucción de establecer un régimen autoritario, pero maquillado con retórica democrática y el uso de las instituciones para dar cierta legitimidad a sus maniobras.

Bolivia está experimentando un retroceso democrático. Un ejemplo de ello es la arremetida del gobierno de Luis Arce contra el Comité Cívico Potosinista, la aprehensión de Marco Pumari, la persecución contra los dirigentes cívicos de Santa Cruz y de todo el país. En el caso de la toma de Potosí con el envío de cientos de policías de otras partes del país, el bloqueo de sus carreteras para evitar la llegada de políticos opositores y líderes cívicos, además de autoritario, obedece a los objetivos extractivistas del gobierno de Arce. Entre los objetivos extractivistas está el plan de extracción directa del Litio (EDL), tema que trataré después de entrar en el análisis del retroceso democrático en Bolivia. 

El retroceso democrático en Bolivia está tratando de ser legitimado a través de las instituciones, produciendo la politización del Órgano Judicial, aprobación de leyes centralistas y contrarias a la Constitución, la politización de las Fuerzas Armadas, entre otros. La politización del poder judicial ha reducido a la justicia en un brazo represor contra líderes opositores. La persecución política se inició con el apresamiento de Jeanine Añez, continuó con aprehensiones sistemáticas contra exministros, miembros de la Policía y las Fuerzas Armadas. Todo ello sobre la base de un golpe de Estado inventado, para no reconocer precisamente sus “errores del pasado”.

Si bien la persecución política fue ejercida sistemáticamente durante el gobierno de Evo Morales, Luis Arce la ha  radicalizado al perseguir a los líderes y miembros de los comités cívicos del país. Indiferentemente de que estemos o no de acuerdo con los tiempos de algunas decisiones del Comité Cívico de Santa Cruz, Rómulo Calvo y su directiva no han hecho otra cosa que ejercer su rol como líderes cívicos. Querer criminalizar el rol democrático que históricamente han tenido los comités cívicos es claramente persecución política.

Otro elemento del retroceso democrático es la aprobación de leyes centralistas y contrarias a la Constitución, pero que buscan sentar cierta legitimidad. De esto forman parte un grupo de leyes que han sido aprobadas de madrugada o cambiando la locación de la Asamblea Legislativa sin informar a los legisladores opositores, bloqueándoles la entrada o negándoles la palabra. A esto se suma  la clara politización de las Fuerzas Armadas y la aprobación de la ley de ascensos, que le da la potestad de decisión al Ministerio de Defensa, lo que no permite el ascenso basándose en méritos, sino en lealtades políticas.

Bajo este escenario de retroceso de la democracia boliviana, un ejemplo concreto es el ataque al Comité Cívico Potosinista, con el fin además de aniquilar una potencial oposición ciudadana a la extracción directa de litio (EDL). Como resultado de la Convocatoria Internacional de EDL de 2021, se decidirá hasta abril de 2022 la empresa que empezará las tareas de EDL en Uyuni, Coipasa y Pastos Grandes. Para esto, sólo un Potosí sumiso no podrá supervisar o contener el proceso de EDL. 

De los errores del pasado no han aprendido nada, sólo han radicalizado la represión.

 

Ana Soliz de Stange es PhD, docente e investigadora en la Universidad de las Fuerzas Armadas en Hamburgo

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias