Raúl Pino-Ichazo Terrazas

Consecuencias de no acometer los conflictos por resolver

domingo, 26 de diciembre de 2021 · 05:10

Se debe buscar un significado más profundo a cualquier conflicto de gestión de gobierno en un país, antes de perderse en el laberinto, como sucede usualmente. Los servidores públicos, llámense ministros o de orden inferior sucesivo, generan miedo a enfrentar la complejidad de un problema y les irrumpe la neurosis. Lo importante en esta fase inicial, para todo servidor público, es apartarse  un poco para recobrar la perspectiva, y  desterrar el apasionamiento, sea por su partido político, al cual le deben el cargo, merecido o no, o por mera vanidad de autoridad.

Cuando un servidor público no vislumbra, como obligación contraída por el cargo, siquiera un atisbo de futuro problema de gestión, se verá en tiempo inmediato obligado a tomar decisiones sin el alcance de la necesaria meditación y la consideración del bien del sector y de la población. La organización mental de un servidor público que decide tiende, por lo general, a transmutar su responsabilidad al inferior en mando, lo cual enardece a los peticionarios  y esa posición defensiva  empeora las frágiles relaciones entre peticionario y gobierno, en el terreno  en que se desarrolla el conflicto.

Además, como elementos nuevos, aunque vayan insertos en el amor y el éxito  o la preservación de la imagen, ingresan  en un papel importante  el miedo a un orden diferente y el terror de que este conflicto pueda poner en riesgo  sus tesoros personales; esta alteración de la confianza en sí mismo y en su capacidad  le priva cada  vez más  de la  empatía e idoneidad  de trabajar  con diáfano criterio  y, por lo tanto,  librar una a una las dificultades. Entonces se produce la inercia de la excusa de hablar o reunirse, que  remplaza al trabajo ordenado de solución.

El servidor público cree que posee una estructura protectora por el cargo que, a pesar de toda esa rigidez, es altamente quebradiza  y da lugar a nuevos miedos. Uno de ellos es la perturbación del equilibrio de autoridad y, aunque la estructura de gobierno  le presta  una sensación de equilibrio,  éste se perturba  fácilmente.

El ministro o servidor público  no se da cuenta de la  consciente amenaza de no solucionar rápidamente el conflicto con incesantes y apaciguadores diálogos y, la negación  al  diálogo  y de las sucesivas cargas de las peticiones escritas de tono variable ascendente, le confiere un sentimiento  de inseguridad: que es la sensación de  no confiar en sí  o la falta de habilidad  en todo lo que requiere equilibrio para satisfacer las demandas  o amainarlas, sean estas sobredimensionadas o justas.

Otro miedo inconfundible en los ministros es el miedo a la exposición que nace  de la estructura protectora de todo gobierno y desea aparecer ante los adversarios en el diálogo  como armonioso, racional, más generoso o más fuerte o quizás despiadado  y teme ser descubierto  por un interlocutor acucioso e inteligente.

El miedo a ser descubierto como un servidor público no apto para el cargo de responsabilidad y decisiones puede parecerle una sensación nebulosa, que él es un bluff o un usurpador del cargo, que puede estar unido a una cualidad particular remotamente asociada con lo que realmente le preocupa.

Un servidor público  puede tener miedo a no ser tan inteligente, competente y educado, empero, se sobrepone y se sitúa en empatía con los peticionarios, trasladando su miedo y ausencia de cualidades a su firme deseo de servir al  sector o a la población que es el punto de inflexión para una buena negociación sin asperezas ni  declaraciones de “hasta las últimas consecuencias”.

 

Raúl Pino-Ichazo Terrazas es abogado

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias