Jorge Patiño Sarcinelli

Sueñan lo que fueron y niegan lo que hacen

viernes, 26 de febrero de 2021 · 05:11

Tenemos el privilegio de tener un vicepresidente poeta, experto en cosmovisión andina y activista político.

Han sido injustamente olvidados sus 25 Postulados para vivir bien, enunciados hace diez años. De ellos voy a citar, así como de un discurso suyo de la época, para beber directamente de la fuente del pensamiento andino. No hay por qué limitarse al monopolio de los jesuitas catalanes sobre su lectura.

En la cosmovisión de Choquehuanca el ser humano está a la cola del cosmos “Para los que pertenecemos a la cultura de la vida lo más importante no es la plata ni el oro, ni el hombre, porque él está en el último lugar. Lo más importante son los ríos, el aire, las montañas, las estrellas, las hormigas, las mariposas”.

Este ordenamiento cósmico es consistente con la visión del hombre integrado a su comunidad, que es un elemento más de la naturaleza. Esto refleja el anhelo de un pasado bucólico idealizado para “volver a ser lo que fuimos”.

Detengámonos un instante en esta frase extraordinaria -volver a ser lo que fuimos- cuya lectura obvia es un deseo de volver atrás, negar el presente, pero en los Postulados esta frase tiene el sentido de renacer; volver atrás para hacerlo todo otra vez y hacerlo esta vez bien; vivir bien.

“Vivir Bien es dar prioridad a los derechos cósmicos antes que a los Derechos Humanos” […] “es más importante hablar sobre los derechos de la madre tierra que los derechos humanos”. En nuestras comunidades la sabiduría es ancestral: “Vivir Bien es leer las arrugas de los abuelos para poder retomar el camino” -frase del entonces Canciller para la posteridad- “Nuestros abuelos son bibliotecas andantes”.

Un escéptico de los libros debió decir que los ancianos son manantiales de sabiduría, savia de conocimiento, vientos filosóficos; no “bibliotecas” andantes.

A esta visión cósmica se yuxtapone una ética del vivir bien, basada en los mandamientos –“no robar, no matar, no mentir”- junto a otras sabidurías, como el saber bailar, saber comer, saber beber y saber trabajar: “El trabajo para nosotros es felicidad”,  “a diferencia del capitalismo donde se paga para trabajar, en el nuevo modelo del Estado Plurinacional, se retoma el pensamiento ancestral de considerar el trabajo como una fiesta. Es una forma de crecimiento, por eso en las culturas indígenas se trabaja desde pequeños”.

Los Postulados nos pintan una sociedad bucólica, donde las personas trabajan por el goce de participar en una fiesta comunitaria –¿para qué dinero?-, aprenden de la sabiduría oral de los ancianos –¿para qué libros?- y tienen menos derechos que los animales de la comunidad; todo en un ordenamiento cósmico donde el hombre es un punto en la puna. “Lo más importante no es el humano (como plantea el socialismo) ni el dinero (como postula el capitalismo) , sino la vida”; la vida en su amplio sentido místico, no solo biológico.

En su reciente discurso de posesión, Choquehuanca dijo: “Volveremos a nuestro QhapakÑan, […]el camino del respeto al fuego, el camino del respeto a la lluvia, el camino del respeto a nuestras montañas, el camino del respeto a nuestros ríos, […] debemos superar la división, el odio, el racismo, la discriminación, no más persecución, no más judicialización de la política.” ¡SIC!

Y más: “No más abuso de poder, […]no más impunidad,[…] pongamos fin a la intolerancia, a la humillación de los derechos humanos y de nuestra madre tierra […] sanar heridas, mirarnos con respeto, recuperar la patria, soñar juntos, construir hermandad, armonía…”.

Son bellas palabras soñadoras, pero suenan huecas, contradictorias o impotentes a la luz de las acciones de la  cúpula y las bases masistas que prefieren la plata a la paz, el futuro tecnológico al pasado bucólico, la pugna a la armonía y, haciendo culto a la intolerancia, siguen persiguiendo como siempre.  (Como los otros).

Es lindo soñar, pero hay que saber despertar, volver a la vida concreta; para rescatar lo bueno de lo que fuimos, aceptar lo que somos y cambiar el presente real.

Jorge Patiño Sarcinelli es matemático y escritor.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

113
4

Otras Noticias