Marianela  Díaz Carrasco

¿Derecho a la educación?

sábado, 27 de febrero de 2021 · 05:11

El denominado año por la recuperación del derecho a educación nos hace pensar: ¿de qué educación estamos hablando? 

La primera arista problemática es la invisibilización de todas las áreas del sistema. La educación superior de formación profesional comprende la formación de maestras y maestros, formación técnica y tecnológica, formación artística y formación universitaria. ¿Cómo se están gestionando estas áreas? La formación artística implica una posibilidad de abordar agendas trabajadas desde la sociedad civil que trascienden la lecto-escritura. Danza y no violencia, música y memoria, teatro y educación ambiental, enlazamientos cuya potencia en la formación socioeducativa se han descuidado, relegando el campo artístico a procesos de autogestión en condiciones de precariedad.

¿Qué ocurre hoy con las condiciones de la educación alternativa, las áreas de educación de personas jóvenes y adultas, la educación permanente? La historia de las luchas en el campo educativo en Bolivia nos hacen recordar el legado de la educación de adultos, desde la escuela ayllu de Warisata, la historia de los Centros de Educación Técnica Humanística Alternativa (CETHAS), entre otras experiencias que actores no gubernamentales y comunidades en sectores rurales y urbano populares desarrollaron, generando oportunidades a quienes no pudieron acceder al sistema de educación formal. Uno de los grandes hitos críticos fue declarar a Bolivia “país libre de analfabetismo”. Esto coadyuvó a ignorar las desigualdades persistentes en el acceso al derecho a la educación y el aún existente analfabetismo.

¿Qué ocurre con la educación especial?, ¿la educación para personas con discapacidad, educación para personas con dificultades en el aprendizaje, educación para personas con talento extraordinario? Las disputas por pensar las diferencias étnico-identitarias como eje predominante de la plurinacionalidad y la diversidad ha cooptado el sentido común de lo político, además de forma muy maniquea desde el Estado. Se ha olvidado que éstas se imbrican con otras diversidades y diferencias: las diversas discapacidades, las problemáticas de género y generacionales, matrices socioculturales no esencialistas que co-constituyen la pluralidad y a la vez la vivencia de las precariedades y desigualdades.

Omitir la historia de la precariedad estructural del sistema educativo que se cristaliza en la vida cotidiana genera artificios discursivos que no resuelven los grandes problemas del sistema, menos aún integran las realidades críticas y necesidades específicas pre-existentes a la coyuntura.

La reducción del problema a “la educación” regular formal, omitiendo la relevancia de educación inicial, sin una clara planificación. Las omisiones de responsabilidad en los lineamientos educativos propician una privatización de la responsabilidad por la precariedad, es decir “sálvese quien pueda”. La misma está siendo gestionada por los núcleos familiares en escuelas espontáneas itinerantes. No sólo los hogares y sus ambientes se han vuelto aulas, sino las calles, el transporte público, los puestos de venta. Las familias, al mismo tiempo de generar estrategias de supervivencia económica y buscar recursos para cubrir un servicio hoy de primera necesidad: la conexión de internet, propician y agencian condiciones de espacio, escucha, acomodo precario de las y los niños y jóvenes que sostienen su participación en el sistema de educación formal.

El “derecho a la educación” no puede ser un campo cooptado por antagonismos coyunturales. El derecho a la educación es interdependiente e indivisible de otros derechos y debe ser creciente en su avance. El derecho al trabajo y el derecho a la salud precarizados afectan el derecho a la educación. Nuestro sistema educativo es precario, pero tiene historia y memoria, no es sólo contingencia. La afectación de este derecho tiene larga data, no puede ser más botín político-partidario u objeto de polarización.

 

Marianela  Díaz Carrasco es investigadora y docente universitaria.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

19
7

Otras Noticias