Carlos Camargo Ticona

Carta desde Ivirgarzama, el FMI y los DEGs

martes, 16 de marzo de 2021 · 05:08

El expresidente del Banco Central de Bolivia (BCB) Juan Antonio Morales, el pasado 11 de marzo de 2021 publicó un artículo de opinión titulado “Los DEGs del año 2025”, donde defiende el crédito del FMI, induciendo a que este préstamo no debió ser devuelto por el Estado boliviano, en razón a que con el tiempo podría ser más barato en términos financieros.

Es importante recordar que el crédito del FMI fue devuelto por el Estado boliviano por ser éste irregular al no cumplir con lo estipulado en los artículos 158 y 322 de la Constitución Política del Estado, que delimitan como competencia exclusiva de la Asamblea Legislativa Plurinacional la autorización de créditos externos que comprometan las rentas generales del Estado.

El señor Morales omite este detalle constitucional sabiendo que como una exautoridad que estuvo varios años en el sector público desconozca el marco legal vigente en el país. El otro motivo para la devolución de este crédito es el alto costo financiero que representaba para el Estado, ya que este préstamo se contrajo en Derechos Especiales de Giro (DEG), con una alta volatilidad en el mercado.

Si se adiciona a esta variación cambiaria, los costos por intereses y comisiones, se obtiene una tasa de interés anualizada del 8,4%; es decir, muy superior a los créditos contraídos para la emergencia de la Covid, como fueron los de la CAF, BID y del BIRF, que alcanzaron tasas anuales entre 1,9% y 3,6%. 

El crédito del FMI sería más costoso que los propios bonos bolivianos que están siendo cotizando a tasas de mercado en el exterior, en el orden del 3,5% al 6% en sus diferentes plazos. 

Sobre este punto, el señor Moralesa, a pesar de señalar enfáticamente que el futuro es incierto, decide realizar una proyección utilizando un promedio simple de los últimos cinco años para predecir que las DEG llegarían a 1.4080 $us/DEG a 2025, concluyendo que el crédito sería más barato en el futuro.

Suponiendo que esta proyección sea cierta para 2025, siendo que el desembolso del FMI se realizó el pasado 21 de abril de 2020, cuando las DEG llegaron a 1.3615 $us/DEG, se habría generado una revalorización de las DEG del 3,4%, que origina un incremento por variación cambiaría en más de 11 millones de dólares, que sumados los costos por intereses y comisiones, el propio expresidente del BCB recomendaría la devolución del crédito.

Si los cálculos del señor Morales fueran ciertos y enseñados en alguna universidad  merecen ser expuestos en Wall Street y publicados en Bloomberg, salvo que algún estudiante de economía se dé cuenta de que la técnica empleada por la exautoridad carece de rigor científico.

Se entiende que el expresidente del BCB defienda el crédito del FMI, ya que fue asesor económico del gobierno de Añez;   sin embargo, él y el supuesto equipo técnico no realizaron un análisis sobre el riesgo de la variación en las DEGs y sus repercusiones en el tiempo.

El FMI, a diferencia de los otros acreedores internacionales, es el único que condiciona sus recursos a países con la implementación de políticas económicas que vulneran la soberanía de los Estados.

Finalmente, sorprende que una exautoridad y docente emérito de la universidad, realice un análisis alejado de la realidad, haciendo inclusive una apología del delito, tratando de justificar la no devolución del crédito al FMI.

 

Carlos Camargo Ticona es subgerente de comunicación y relacionamiento institucional del Banco Central de Bolivia.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

11
97

Otras Noticias