Jhanisse Vaca Daza

No tenemos miedo

miércoles, 17 de marzo de 2021 · 05:12

Este deja vu, para algunos de 2019 y para otros del 2009, no es coincidencia. El brusco arresto de exautoridades llena los titulares cuando los resultados de las elecciones subnacionales no terminan de aclararse y se denuncian varias irregularidades. Al mismo tiempo, desde el propio partido del MAS han surgido controversias sobre el rol de la Organización de Estados Americanos (OEA), Unión Europea (UE) y de algunas embajadas. Esto también copó titulares, opacando así los resultados de sus misiones de observación electoral, algunas de las cuales observaron irregularidades en las elecciones del 7 de marzo. 

Sin embargo, y pese al contexto tan incierto, la ciudadanía ha tomado, una vez más, las calles en protesta. Puede que hoy haya una réplica de las mañas de persecución política de años anteriores, pero las cosas son distintas. Somos una nueva generación en las calles. Tenemos una nueva experiencia de protestas masivas y no violentas. La pandemia y la crisis nos han dado aún más resiliencia. Y, lo más importante: la ciudadanía, en gran porcentaje formada por jóvenes, ya despertó. Sabemos que el país es nuestro, y que ningún partido nos puede quitar los derechos que nos da la Constitución. No tenemos miedo.

Es importante que en esta nueva etapa de protestas no nos confundamos con el intento de criminalización del gobierno a cualquier tipo de oposición. Quienes protestamos y nos rebelamos hoy en contra de arrestos recientes no estamos rompiendo la ley; más bien, estamos mostrando el apego y respeto más alto a la Constitución. Puede que muchos hayamos protestado también a Añez en el gobierno, o no estemos de acuerdo con acciones de sus exministros, pero este momento es mucho más grande que ello. Es sobre nosotros como ciudadanía unida exigiendo transparencia e imparcialidad en estos procesos judiciales. 

Hay que saber leernos a nosotros mismos y leer la calle. Las ocasiones en que la ciudadanía boliviana acudió masivamente a protestar, desde octubre del 2019, como este lunes pasado, están claramente marcadas: primero, exigiendo declaración de desastre nacional frente a los incendios de la Chiquitania; segundo, exigiendo respeto al voto ciudadano luego del fraude electoral de 2019; y, tercero, esta semana, exigiendo procesos judiciales justos y la liberación de quienes han sido apresados injustamente en días pasados. 

El liderazgo e integridad de los llamados líderes de oposición en la tarima durante estas protestas puede ser cuestionable, pero son sólo 30 en la tarima versus miles en las calles. Es la voluntad de esos miles, nuestra voluntad y presencia en las protestas lo que verdaderamente cuenta. Muchos no estamos de acuerdo con individuos con liderazgo local que se levantan contra el MAS, pero sí protestamos por la defensa de nuestros propios derechos y el respeto a la Constitución. Esa Constitución que otorga derechos humanos a todos los bolivianos y, por ende, integridad judicial, trasciende cualquier liderazgo coyuntural, partido de oposición y también al mismísimo MAS. Ahí debe estar el centro de nuestra exigencia. 

Ningún partido ni proceso judicial debe causar que la ciudadanía tenga miedo de ejercer su derecho a la protesta pacífica. Bajo ese marco, cualquier movilización o protesta ciudadana hoy debe ejecutarse fuertemente desde la no violencia. Si no queremos permitir la violencia organizada del gobierno que tanto daño le hace a Bolivia, no debemos permitir la violencia desorganizada de algunos grupos, que en su improvisación también termina dañando vidas bolivianas. Las crisis de 2019 y 2020 nos han enseñado por las malas que la unidad, la solidaridad y la no violencia son el único camino para empezar a cerrar las heridas de nuestro tan dividido país. El miedo no tiene cabida en estos tres elementos. No puede haber miedo donde hay unidad.

 

Jhanisse Vaca Daza es activista de derechos humanos y noviolencia, cofundadora de  Ríos de Pie.
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

168
34

Otras Noticias