Max Murillo Mendoza

Bolivia en su interminable encrucijada

jueves, 25 de marzo de 2021 · 05:08

La miseria y la pobreza política es la única fiel constante de nuestra historia, que condena desde siempre al país a su miseria y pobreza material generalizada. Hoy otra vez salen a luz las historias paralelas que no se encuentran, y que sólo saben de enfrentamientos y odios. Sería demasiado repetitivo recordar el papel de las clases altas y oligarquías, que fracasaron totalmente en la construcción de instituciones y algo de Estado. Pero es importante decir que lo popular simplemente está imitando ese fracaso: corrupción generalizada y pelea brutal de sobrevivencia, por los pedazos del llamado Estado.  

No se ha renovado el liderazgo por ningún lado, son los mismos que nacieron gracias a la generación del 52, sean de izquierda o derecha. La mayoría vejestorios que ya no ofrecen nada; lamentablemente no hay para escoger algo mejor y alternativo. Los pocos jóvenes sólo repiten el libreto de las generaciones fracasadas, para empezar se corrompen en competencia para ser tomados en cuenta. Todavía peor: nada alternativo ha nacido, nada nuevo ha brotado en las ideas políticas o de renovación de generaciones.  

Con esos condimentos sociales y políticos, tenemos garantizado otro siglo más de convulsiones sociales y desintegración generalizada, con el lastre de la miseria y  la pobreza generalizada en pleno siglo XXI. Y al parecer ya no interesa nada, sino simplemente sobrevivir como sea, en la inercia de la complicidad con las mentalidades de la miseria y la pobreza.  

Este escenario típicamente boliviano, donde la inutilidad de los diálogos y los puentes de entendimiento tienen el sello de las mentes estrechas, mezquinas y miserables, fruto precisamente de la miseria material generalizada, hoy vuelven a lucirse. Ya no hay diferencias entre ricos y pobres, todos quieren sangre por motivos de empate catastrófico porque no interesa avanzar sino quedar lo más atrasados posibles, pues la pobreza es el principal motivo y razón de las mentes de la miseria, que sólo quieren vivir bien con estas excusas.  

Sin embargo, también queda por supuesto la duda metódica de que dejarles la historia a las mentes de la miseria, sería aún más catastrófico. Las grandes  mayorías de las ciudades y pueblos rurales ya están hartas de estas mentes políticas miserables. Las grandes mayorías sólo desean estabilidad social, económica y certidumbre al menos a cinco años adelante. Las grandes mayorías están expectantes en este circo romano de la miseria política; y pues con todo el derecho humano de exigir paz y estabilidad, hay que reaccionar.  

Pero reaccionar no con  violencia tercermundista y cavernaria, no siguiendo la violencia de las mentes estrechas y miserables. Sino con el cuidado de las instituciones, de las pocas del Estado que están dejando las mentes mezquinas. Cuidando las instituciones educativas desde las escuelas, para reaccionar con formas educativas y crear los nuevos liderazgos. Cuidando cuanta institución sea estratégica, desde donde contrarrestar  a tanta mierda actual de la política tercermundista y atrasada. Rescatando las instituciones sindicales y gremiales, hoy en manos de esas mentes de la violencia y a favor de la miseria y pobreza. Rescatando las instituciones cívicas también prostituidas por las generaciones traumadas y enfermas del 52, que sólo las utilizan en sus intereses personales y no ciudadanas o cívicas.  

Este hartazgo ciudadano debe expresarse también en acudir a los medios de comunicación, donde sólo tienen voz las mentes de la miseria y la mezquindad. Espacios donde la expresión de la sociedad civil está coartada por el grito embustero de la politiquería barata, antipopular y guerrerista. Es importante no responder en los términos de las lógicas perversas y sanguinarias, de las mentes del fracaso. Sino todo lo contrario, con el trabajo cotidiano de defensa de los valores supremos ciudadanos del sacrificio y constancia, en mantener de pie nuestro país a pesar de tanta mente política destructiva.  
 
Las inmensas cantidades de ciudadanos bolivianos estamos cansados del circo político, que está destruyendo todos los tejidos sociales y los esfuerzos de quiénes tienen en sus hombros al país entero, porque sólo el trabajo sincero y desinteresado de millones de bolivianos mantiene vivo al país. Y son unos cuántos vividores que aprovechando la pasividad de las mayorías, destruyen todo lo nuestro: porque el Estado somos todos. Todos somos dueños de nuestras instituciones. A nadie se le dio y se le regaló con carta blanca para que destruyan lo nuestro. Porque nuestros votos no pueden ser prostituidos.  

 

La historia de nuestro país no es precisamente la historia de los encuentros y diálogos, hemos heredado desde siempre la mentira y el embuste como forma de convivencia; pero somos muy conscientes que eso sigue destruyendo al país y sus instituciones. Dejando como siempre a pendejos politiqueros aprovechadores de la coyuntura. Pues tenemos que hacer el enorme esfuerzo de cambiar esas reglas de juego.  
 
Cambiemos las reglas de juego; reglas de juego que nunca han estado claras en Bolivia. Es hora de construir reglas de juego claras para todos. Para desterrar por fin a las mentes chuecas, corruptas y megalómanas del engaño colectivo de nuestra historia.  

 Max Murillo Mendoza es ciudadano boliviano.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

36
2

Otras Noticias