Jaime Aliaga

El mal arte de mentir

jueves, 25 de marzo de 2021 · 05:09

Esta nueva administración falta a la verdad vocacionalmente. El Vicepresidente y el Presidente dijeron en su primer discurso que iban a  para todos, pero amenazaban que trabajarán y hasta vacunarán sólo en los lugares donde ganen sus partidarios en las elecciones subnacionales; el ministro de justicia, que dijo que la reformaría, que habría referéndum el 7 de marzo; al poco tiempo giró 180 grados: no hubo tal consulta, creo que se diluyó la comisión de notables (ver artículo previo Página Siete 16/12/20) y volvió la mala costumbre de interferir la justicia, adelantando o induciendo sentencias; cuando su rol es velar por el cumplimiento de la justicia y la transparencia.

Otro de los que miente es el ministro Huanca, que dice que el gobierno de transición paralizó y dañó las empresas públicas(La Razón 26/2/21). Me detendré aquí para reiterar que varias de las empresas a las que quizá se refiere nacieron muertas casi desde su definición; los estudios que si en algún caso los hubo, fueron deficientes. 

Me referí a la planta de cemento de Potosí y otras en artículos precedentes (Página Siete 15/5/20, 8/7/20), 20/11/20). El ministro Villegas (QEPD) fue el que primero mintió, como planificador oficial y como presidente de YPFB. Escribió en agosto de 2013 a Ecebol del Sedem, asegurando que habrá suficiente gas natural para la planta de cemento en Chiutara, la que iría a consumir alrededor de 11 mpcd (millones de pies cúbicos día). Dicha planta debería estar terminada a estas alturas, pero aún no hay gasoducto (7 km) que la conecte con el punto más próximo (Karachipampa). Si  como al parecer no habrá gasoducto entre Incahuasi  -Tapirani- Potosí en unos buenos años, se podría inferir que cemento en Potosí jamás, peor si no hacen nada.

¡Total, que les importa!, si se compró la planta llave en mano con las reservas internacionales. Felices los que la licitaron (si lo hicieron), los que la construyeron, asesoraron, supervisaron, subcontrataron, etcétera. 

En los cuatro meses que participé durante el gobierno de transición, emergente del fraude de octubre de 2019, advertimos esos extremos e intentamos resolver problemas, que al parecer aún persisten: debía concluirse la construcción y montaje de la planta (estaba al 95% de construcción civil, 97% de provisión de equipos y 70% de montaje electromecánico) para poder efectuar pruebas técnicas que permitan recibirla. 

Se presentó un acuerdo para que YPFB permitiera que Ecebol construya por su cuenta el gasoducto faltante y al parecer no lo firmaron hasta ahora. Tampoco advertí que los candidatos a gobernador de Potosí hubiesen siquiera mencionado el doloroso estado del proyecto.

Estoy seguro que aún sin Incahuasi-Tapirani-Potosí, y sin afectar el consumo domiciliario, vehicular e industrial actual de Potosí, se puede utilizar los volúmenes de gas destinados a la planta de plomo plata de Karachipampa, cuyo reinicio de actividades es incierto; la planta generadora Karachipampa, que tendría que haber finalizado operaciones, y a la planta generadora de Alto Aranjuez en Sucre, que bien se la puede declarar en mantenimiento pocos días. 

Con esos ocho o más mpcd, y por el lapso de 10 o 15 días, se efectuaría las pruebas técnicas mencionadas y se conocería al menos si la planta funciona para darse el tiempo adicional para otros temas no menos importantes, como la provisión de caliza, dada la distancia al yacimiento, y la no existencia de camino apto hasta la planta.

Parar por poco tiempo Aranjuez no sería gran problema, dada la excesiva oferta de energía eléctrica en el SIN (Sistema Interconectado Nacional): si vemos un día reciente, en particular, el 21/3/2021 la oferta fue de 3020 MW frente a una demanda máxima de 1430 MW (Resumen de operación del mercado eléctrico mayorista - CNDC). Y si dicen que a medio año habrá 3500 MW (Erbol 15/2/21); con mayor razón se puede destinar esos volúmenes para aquellas pruebas.

Por ello, aconsejo al ministro Huanca que más bien logre que YPFB, en lugar de pretender construir una planta de biodiésel por 250 millones de $us o más (El Deber 3 /3/21), cuya viabilidad la pongo en duda; construya ese gasoducto de 7 Km, que no costaría más de 2 millones de $us, o permita que Ecebol lo haga de una vez por todas.

Jaime Aliaga fue gerente del Sedem.
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

81
6

Otras Noticias