Lupe Andrade Salmón

Estamos solos

miércoles, 3 de marzo de 2021 · 05:11

Querido amigo lector: esta pandemia de... (insertar el adjetivo preferido) nos ha lastimado y aislado,  pero al hacerlo nos está recordando que no estamos solos, casi nunca.  Si así fuese, no nos hubiésemos contagiado con tanto gusto y abandono, y no hubiera saltado el virus de humano en humano desde China hasta Chile.  No somos solitarios, y aunque a veces no somos solidarios, sí nos reunimos, nos juntamos, nos hablamos, nos tocamos y compartimos hasta la respiración.  

Al mismo tiempo, como obedeciendo una mandato superior, somos aventureros y vamos, desde siempre, expandiendo nuestras fronteras.  Desde nuestros orígenes perdidos en las brumas del África candente, hasta la exploración de las zonas gélidas de Alaska y la Antártida hemos cruzado los mares y escalado las montañas.  Y donde pudimos, hemos dejado nuestra semilla, tanto en plantas como en descendientes.  

Ahora, con la maravilla científica e ingenieril del “MarsRover”, hemos dejado nuestra tierra y su satélite lunar, para llegar a otro planeta.  Marte ya es destino futuro para mayores exploraciones, y pronto las “Crónicas Marcianas” serán auténtica historia y no mera ciencia-ficción.

Pero hay todavía más evidencia de que no estamos solos.  El respetado astrofísico AbiLoeb, quien trabajó varios proyectos con Stephen Hawking, nos cuenta que un objeto brillante, suficientemente grande como para ser observado y apodado Oumaumau, fascinante en que no parecía ser propelido por la mera luz solar, atravesó nuestro espacio sin dejar trazas de carbono, hidrógeno u otros gases propulsores, sin dejarse atrapar -como la mayoría de los cometas- por la gravedad del sol.  Es decir, impulsado por algo que no comprendemos, incomprensiblemente cruzó nuestros cielos y se fue hacia rumbos desconocidos para la ciencia.  

¿Qué era, y qué es, ese objeto que no disminuyó ni cambió rumbo al entrar y salir de nuestro sistema solar?  Nadie lo sabe todavía, pero afirman estos astrofísicos, puede ser otro posible indicio de que no estamos solos, ni en la tierra ni en los cielos.  Y ahora que hemos roto la barrera interplanetaria con el Rover, los humanos estamos también rompiendo con la idea de que esta tierra es todo lo que hay.

Deberíamos salir fuera de la ciudad una noche clara, y observar con los ojos, con binoculares o con un telescopio, ese pequeño punto rojizo que es Marte.  Hasta allí hemos llegado, como hermanos humanos hemos pisado ese suelo, hemos observado su contextura, y estamos caminando por allí con ojos virtuales, a través de un mecanismo real. Esa masa rocosa con polvo rojizo donde amartizó el Roverno puede llamarse “tierra”. Tendremos que añadir nuevas y más grandes palabras a nuestra lengua terracentríca. Y mientras tanto, en una demostración de que no queremos, no podemos estar solos, estamos tendiendo febrilmente nuevas y complicadas redes virtuales de comunicación, de aprendizaje, trabajo, relacionamiento, enseñanza y vida.  Sea lo que sea, pase lo que pase, estamos en transformación; no podemos seguir contemplando nuestro ombligo terráqueo.  

Si miramos al cielo con ojos exploradores, podemos también  mirarnos como humanos, desde un punto de vista ajeno.  La pandemia nos ha obligado a muchas transformaciones; cambió nuestra forma de actuar y ahora puede transformar nuestra forma de pensar. 

¿Qué verán los que envíen un “Tierra Rover” a nuestro planeta? Tenemos que estar a la altura del desafío.  Si podemos aspirar a los cielos, no nos enfrasquemos en guerras por suelos.    Si, además de pisar Marte, podemos comunicarnos con Novosibirsk sin problemas, entonces, amigos, hablemos entre humanos, en círculos cada vez mayores, construyendo el hoy de mañana, y hagámoslo cada vez mejor. El futuro está aquí, tocando la puerta.   

Lupe Andrade Salmón es periodista.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

37
8

Otras Noticias