Carlos F. Camargo Ticona

De politólogo, a politiquero de a «quivo»

miércoles, 31 de marzo de 2021 · 05:09

Cito: “Aunque los contextos eran diferentes, es necesario recordar que seguramente la Guerra Federal de finales del siglo XX, la Revolución del 52, el periodo de anomia absoluta de 1978 a 1982 o el denominado octubre de 2003 se pudieron haber evitado si los autoproclamados dueños de la política hubiesen cedido en sus pretensiones”.

Al margen de señalar que la Guerra Federal se produjo a finales del siglo XIX y no del XX, como escribió Diego Ayo; su publicación: Asamblea Constituyente ¿Hegemonía Indígena o Interculturalidad? expresa la importancia del contexto. Y es que sumando a la cita ya mencionada, se puede extraer del mismo texto la siguiente: “Y con plena seguridad, otro hubiera sido el destino de Bolivia si Gonzalo Sánchez de Lozada hubiese comprendido que ya no era tiempo de mantener la fe en los asesores extranjeros y que sí era tiempo de escuchar las demandas masivas por impulsar la denominada Asamblea Constituyente”.

Entonces; aferrándonos a lo escrito por Ayo desde su rol académico, ¿podríamos hacer una definición de su profesionalismo?; según algunos medios y el propio Ayo, sí se puede. Este mecanismo de análisis y emisión de criterios se hizo sobre un artículo académico del actual presidente del BCB, publicado en 2020 y se lo extrapoló a su actual rol laboral.

Aplicando la misma mecánica, podríamos sacar algunas conclusiones sobre el caso de Diego Ayo y sobre su profesionalismo y rol laboral. Podríamos concluir:

1) Diego Ayo es, por decir lo menos, ambiguo en su análisis político, ya que fue un crítico duro a la política imperialista de Gonzalo Sánchez de Lozada, pero terminó siendo (breve y bochornosamente) vocero del vicepresidente del propio Goni.

2) Es un hecho de pusilanimidad haber declarado en su publicación que “mantener la fe en los asesores extranjeros” había sido un acto poco eficiente y detonante de la caída de Sánchez de Lozada, pero por haber trabajado para el PNUD y para Usaid, se contradice toda su trayectoria profesional y la misma no merece consideración alguna.

3) Inclusive, se podría hacer burla y mella a sus roles académico y profesional, ya que su paso por Comunidad Ciudadana produjo más problemas que beneficios a su entonces candidato (C. Mesa), paralelamente generó fricciones con su anterior candidato (S. Doria Medina) y perjudicó a su hasta entonces bastión de producción académica (Fundación V. Pazos Kanki) y más allá, siendo tan mezquinos como él, sin utilizar adjetivos como “caballerito”, se podría señalar que Diego Ayo al no saber que la Guerra Federal se suscitó a finales del siglo XIX y no del XX, es un ignorante de la historia boliviana.

Bajando los humores, los anteriores tres puntos no representan un análisis ni académico ni profesional sobre Diego Ayo, y análogamente las aseveraciones hechas por él y por medios de comunicación sobre el artículo académico del presidente del BCB, tampoco lo hacen. Y es que algunos profesionales pueden darse el lujo de omitir en sus análisis “el contexto”, pero un verdadero politólogo ¡jamás!

Entiéndase hasta aquí que cualquier otro profesional puede dar una mirada superficial a ciertos conceptos; y entender la diferencia entre ciencia política, política y politiquería. Y si medios de comunicación y analistas prefieren presentar productos desde el umbral de la politiquería es su decisión, pero para quienes asimilamos, aunque sea superficialmente a la ciencia política, comprendimos que Maquiavelo indicó que el soberano debe buscar honor y gloria, pero si un profesional de la ciencia política va a presentar un análisis descontextualizado, extrayendo partes de un trabajo académico, de seguro le contaron y entendió que Maquiavelo dijo que el fin justifica los medios y que la Guerra Federal fue a finales del siglo XX, por lo que el señor Ayo se convirtió de politólogo, a politiquero de a “quivo”.

 

Carlos F. Camargo Ticona es subgerente de Comunicación y Relacionamiento Institucional Banco Central de Bolivia.
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

14
136

Otras Noticias