Beatriz Muriel .H.

Economía, Covid-19 e incremento salarial

jueves, 1 de abril de 2021 · 05:11

En medio de la crisis sanitaria y económica, la política del incremento salarial ha vuelto a ser parte de la agenda pública; ya que -como es bien conocido- esta se promulga cada 1 de mayo conmemorando el día del trabajador. Por un lado, la Central Obrera Boliviana (COB) ha pedido un aumento del 5% al haber básico y salario mínimo nacional, aunque una parte de sus afiliados demanda el 10%. Por otro lado, los gremios empresariales formales han rechazado cualquier alza de las remuneraciones.

Ambas posiciones parecen ser legítimas desde los mandatos que tienen estas organizaciones de velar por sus asociados; en el sentido de que pueden considerarse justas o sensatas en ambos casos. Sin embargo, la perspectiva de los hacedores de políticas laborales no debería ser parcializada a uno u otro gremio, sino amplia, tomando en cuenta toda la población trabajadora, además de la situación económica que vive el país; para implementar medidas menos costosas y más efectivas (en términos sociales y económicos). 

Los pocos estudios, basados en evidencia, que existen para Bolivia muestran que un incremento salarial de jure reduce la demanda por empleo formal (i.e. sujeto a todos los derechos laborales conferidos por ley) generando informalidad y desempleo; cuando no se deriva de la inflación o de un mejor desempeño productivo. Por ejemplo, la medida del doble aguinaldo, implementada en 2013, implicó un aumento en la planilla salarial del empresariado formal y fue uno de los factores que ocasionó que el porcentaje de la población ocupada favorecida con este bono disminuya del 19,4% en 2013 al 14,9% en 2014 (estimaciones basadas en las Encuestas de Hogares). 

De hecho, la política salarial ha ido en contraposición con el escenario laboral en Bolivia; ya que los ingresos laborales reales han bajado y el desempleo ha aumentado como resultado del bajo desarrollo productivo. Por ejemplo, en el año 2011, el 55,1% de los trabajadores del país tenían un ingreso laboral al menos igual al salario mínimo (medido en horas) y ya en 2019 este porcentaje cayó al 42,6% (estimaciones basadas en las Encuestas de Hogares).

En el año 2020, la crisis sanitaria y económica ha deteriorado aún más el escenario laboral, con mayor desempleo, subempleo y, posiblemente, informalidad; haciendo que la política salarial deba ser aún mejor pensada en términos de costo-efectividad. Bajo este contexto, el incremento salarial debería tomar en cuenta cinco aspectos principales. Primero, el aumento de la inflación –que permite mantener el poder adquisitivo de los salarios– y que llegó al 0,67% en 2020 (de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística). 

Segundo, la productividad laboral (i.e. producto por trabajador), cuya estimación altamente optimista supone una tasa negativa de -2% en 2020 y, por lo tanto, implica un mayor costo laboral en términos de beneficios.

Tercero, la caída de las ventas y producción nacional, con menos empresas formales con la posibilidad de asumir cualquier incremento salarial en relación, por ejemplo, al periodo de bonanza económica. Cuarto, la difícil situación fiscal en la que se encuentra el país, con elevados déficits que se heredan desde el año 2014 y que limitan fuertemente cualquier incremento en los gastos públicos corrientes vía sueldos públicos más altos. Por último, la persistencia de los problemas sanitarios y económicos por varios meses más.

Con excepción de la inflación, los aspectos descritos anteriormente muestran que, en esta particular coyuntura, una política de incremento salarial, si bien puede favorecer a un grupo de trabajadores, este es reducido (14,9% de la población ocupada acuerdo al indicador de tenencia de aguinaldo) e implicará costos elevados en términos de la destrucción neta de empleo formal y aumento del desempleo y la informalidad, siendo muy probable tener un beneficio neto negativo desde una perspectiva sociolaboral.

 

Beatriz Muriel .H. es  Ph.D., directora ejecutiva de Inesad
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

33
5

Otras Noticias