Jimena Costa

El sistema electoral «Sillerico»

domingo, 18 de abril de 2021 · 05:10

Puedes llamarle “Sillerico”, “Almanza” o si quieres “Armani” o “Versace, pero es un sistema electoral “cortado a la medida del interesado”, no para mejorar la pinta de quien lo use, sino para obtener más escaños con menos votos. ¿Dónde? En las asambleas departamentales que no tienen estatutos autonómicos vigentes.

¿Quién hizo tan ingenioso diseño del sistema electoral? El MAS, en la legislatura 2010-2015, con ayudita del entonces presidente de la Corte Nacional Electoral. Para el 2021, a pesar de que el exdiputado Fabian II Yaksic, el 6 de noviembre de 2020, presentó al actual Tribunal Supremo Electoral una propuesta de Ley de modificación a la Ley 026 de Régimen Electoral, no se planteó tal reforma.

¿En qué consiste este sistema electoral de haute couture? Tiene varios pasos: 1) aprobar una fórmula electoral que le asigna más votos a los partidos grandes y elimina del sistema a los partidos pequeños; 2) determinar una composición de las asambleas departamentales que le permite al MAS acceder a más escaños con menos votos; 3) determinar que no exista un sistema de compensaciones y que los asambleístas por población se elijan en una franja separada a la del voto a gobernador/a; 4) imponer el modelo a los departamentos que no tienen estatutos autonómicos a través de la Ley 031 Andrés Ibáñez.

¿Por qué la necesidad de diseñar ese modelo? Porque el MAS gana cómodamente en las pequeñas concentraciones poblacionales y tiene grandes dificultades para ganar en los grandes centros urbanos; entonces necesitaba un sistema electoral que le permita controlar las asambleas, aunque pierda la gobernación.

¿Cómo se traducen los efectos de este sistema electoral? Voy a poner el ejemplo de La Paz: el 2010, el MAS obtuvo el 41,8% de votos válidos del departamento, pero tenía 30 de los 45 escaños de la Asamblea Departamental, o sea el 75%; el 2015, el MAS obtuvo el 35,4% de los votos válidos del departamento y tenía 25 escaños de 45, es decir, el 62,5%; y por último, en las elecciones del 7 de marzo, el MAS obtuvo el 40,4% de los votos válidos del departamento y tiene 35 escaños de 45, es decir, el 77,8%. 

¿Cómo? Gracias al diseño electoral. El modelo replica el diseño de la Asamblea Legislativa Plurinacional, pero con mayores distorsiones. La Cámara Alta tiene cuatro senadores por departamento, no importando el tamaño de la población del departamento y en las asambleas departamentales es uno por provincia, no importando el tamaño de la población de la provincia; pero en la Cámara de Diputados se atenúa la distorsión con la distribución de escaños por población, así Pando tiene cinco diputados y La Paz 29. Pero ese sistema de compensaciones no se aplica a las asambleas departamentales.

En las elecciones del 2015, los escaños por territorio fueron para: Sol.Bo, dos escaños con 394.297 votos (385.881 votos el de provincia Murillo y 8.416 el de provincia Aroma); ASP obtuvo un escaño con 2.811 votos (provincia Manco Kapac); y el MAS obtuvo 17 escaños con 95.362 votos. Pero no termina ahí, como no existe un sistema de compensaciones en los escaños por población como en la Cámara de Diputados, había  dos de El Alto, ocho de Nuestra Señora de La Paz y 10 del resto de las provincias, de tal modo que son 11 de 45 (24,4%) para cerca del 72% de la población que vive en la provincia Murillo y, por ende, los otros 34 (75,6%) son para las otras 19 provincias que concentran alrededor del 28% de la población del departamento. Cuando exista acceso a la información, podremos saber que pasó este año.

 

Jimena Costa es politóloga.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

59
3

Otras Noticias