Carlos Hugo Molina

Las preguntas que hace la ciudadanía frente al poder

martes, 20 de abril de 2021 · 05:11

La ciudadanía tiene una ventaja sobre las autoridades que están en ejercicio o se integrarán a la función pública en mayo: la información. Gracias a las nuevas tecnologías, a las redes y a la curiosidad innata que tenemos a través de buscadores o de los grupos y cadenas que integramos, somos receptores y emisores de la información que necesitamos.

Cada vez le cuesta - y le costará más al poder, cualquiera sea quien lo ejerza - imponer su verdad si ésta no tiene esa calidad. Podrá distraer por un tiempo, intentar confundir, sembrar dudas y medias verdades, pero el tiempo se encarga inexorablemente de poner la luz donde corresponde y dejar en evidencia la intención malsana de ocultar los acontecimientos.

Estoy participando de diálogos, encuentros y talleres sobre la realidad y la coyuntura boliviana. Lo hago con mucho gusto, pues además de compartir información útil, esos espacios sirven para testar la consistencia de las reflexiones y retroalimentarme con las preguntas y las observaciones. Eso ha ocurrido el día sábado 17 de mayo, en un espacio convocado por la Pastoral Social de la Universidad Católica Boliviana. La seriedad profesional y el compromiso de Fernando Cabrero y Juan Carlos Velásquez, y el compartir tribuna con Carlos Cordero permitieron discurrir sobre la coyuntura y las preocupaciones de más de 100 participantes que comparten el curso “Laicos constructores del bien común”.

El volumen y consistencia de las preguntas que abrieron el debate marcan una línea de reflexión de ciudadanos y ciudadanas responsables con su futuro y por ello, conscientes de la oportunidad que están viviendo. Preocupaciones sobre la ciudad, la migración, el futuro de la población rural viviendo en dos espacios, engrosando las áreas periurbanas de las ciudades capitales con su consecuencia de problemáticas en el uso del suelo, avasallamiento y loteamiento.

¿Cómo o qué debe hacerse para incentivar migración al campo, ya que hay mucha concentración de la población en las zonas urbanas? ¿Cómo se garantiza la seguridad alimentaria, siendo que el 90% de la población el 2032 será citadina? ¿Cuáles son los argumentos de las autoridades para posponer el Censo? Por qué si ya se tenía planificado o se conocía el año para llevarlo adelante, no se lo tomó en cuenta en el presupuesto.  ¿Quiénes son los responsables en llevar adelante el proceso del Censo? Si la población que vive en área urbana ha aumentado, ¿cómo se entiende que la votación del área rural sea capaz de reorientar la votación mayoritariamente?

A la pertinencia de estas dudas, se suman las inquietudes sobre la autonomía y su futuro. ¿Con la actual Constitución y el marco normativo que tenemos, ¿es posible avanzar en las autonomías? o ¿qué tipo de cambios y mejoras se deben realizar para darle viabilidad? Como maestros, ¿cómo podemos aportar a nuestros estudiantes para que logren el empoderamiento social si consideramos que nuestros niños en el 2032 serán ya jóvenes y adultos?

El modelo agroproductivo insiste y persiste en pedir ampliación de la frontera agrícola para “garantizar la seguridad alimentaria”. Son grandes empresas que entran a los municipios rurales, a sus comunidades. La tierra es una mercancía que produce una gran problemática social, que termina expulsando a los jóvenes de sus comunidades. ¿Cómo se generará una respuesta integral a esta realidad?

Si consideramos que este tipo de reuniones se están multiplicando por efecto de la pandemia, tenemos que aceptar que estamos en un camino correcto para la multiplicación de ciudadanía activa, responsable y bochinchera, como expresara el Papa Francisco. Y que si las preguntas siguen ajustándose a las necesidades reales de la gente, no les quedará más a las autoridades, sean de cualquier nivel estatal y signo político, que dar respuesta. Justo homenaje a los 27 años de la Participación Popular, la revolución de las preguntas.

Carlos Hugo Molina es abogado y ciudadano en ejercicio.
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

24
4

Otras Noticias