Erick Larrazábal Antezana

El comportamiento del Covid-19 en Bolivia

jueves, 22 de abril de 2021 · 05:07

De acuerdo a las cifras oficiales del Ministerio de Salud de Bolivia, la pandemia llegó al país el 10 de marzo de 2020 con dos contagios registrados; desde entonces el ascenso ha sido imparable hasta llegar a 288.545 personas contagiadas al 18 de abril de 2021 (406 días de pandemia). Para ilustrar con mayor propiedad su comportamiento, la herramienta más útil es la matemática básica, a través de gráficas y  estimaciones estadísticas.  El comportamiento de todo el período pandémico se aprecia en la siguiente gráfica en la que los contagios acumulados varían en el tiempo:

Entre el día 1 de la pandemia (10 de marzo de 2020) y el día 150 (6 de agosto de 2020) se puede caracterizar la primera fase de la misma, donde los contagios aumentaron a una tasa creciente, reflejando lo que en matemáticas se conoce como la conducta de una función exponencial ( ). Este comportamiento se explicaría porque, tanto en el mundo como en Bolivia, se desconocía cómo tratar medicamente al nuevo virus; incluso, las medidas preventivas de bioseguridad inicialmente fueron confusas cuando la OMS recomendaba el uso de barbijos sólo para infectados.

En la medida en que se conocía e investigaba mejor la naturaleza del virus, su tratamiento era más eficaz, tanto con medicamentos como con la aplicación de medidas preventivas y estándares de bioseguridad (uso de barbijo, distancia física, lavado frecuente de manos,  evitar aglomeraciones de gente en lugares cerrados). Se observa con claridad que a partir del día 150 hasta el día 200 (22 de septiembre de 2020) que la tasa de contagio de la pandemia disminuyó, siendo la característica de la segunda fase ésta.

La mayor experiencia en la gestión del virus explica el comportamiento de la tercera fase de la pandemia desde el día 200 hasta el día 290 (23 de diciembre de 2020), cuando se alcanza la meseta del contagio; esto probablemente generó mayor confianza y condujo a bajar la guardia en las medidas preventivas, en una suerte de catarsis social que condujo a la segunda ola de contagio y cuarta fase de la pandemia, desde el día 290 hasta el presente, inicialmente con un impulso creciente muy fuerte hasta el día 342 (11 de febrero de 2021). Desde esa fecha no se alcanzó una meseta en el comportamiento de la pandemia, puesto que los contagios siguen creciendo aunque a una tasa menor.

Matemáticamente la función de contagios del Covid-19 en Bolivia es un polinomio cuadrático que fue estimado estadísticamente en función al tiempo (Y = 0.4915.   + 549.59.X) y que sirve para proyectar el número de contagios acumulados en el tiempo futuro. En este tipo de modelos, en los que el tiempo es la variable explicativa, no es recomendable realizar predicciones de mediano ni largo plazo; lo recomendable son predicciones de corto plazo. Por ejemplo, el modelo estima que el 30 de abril de 2021, el número de contagiados en Bolivia sería de alrededor de 315.605 personas, y al 31 de mayo de 345.853 personas.

La tendencia del comportamiento de los contagios puede mantenerse, aumentar o declinar, según la gestión de la pandemia por parte de las entidades públicas con la aplicación de vacunas y de la conducta de toda la sociedad civil, en la medida que no baje la guardia. Si las advertencias del Colegio Médico de Bolivia se corroboran con la presencia de la variante brasileña, lo más probable es que la tendencia asuma nuevamente una conducta exponencial.

Erick Larrazábal Antezana es M.A. en economía y docente universitario.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias