Fernando Patiño Sarcinelli

Anatomía de los bulos y del pánico (I)

martes, 6 de abril de 2021 · 05:11

Estructura y función son las primeras lecciones del interminable desafío de estudiar medicina y comprender el cuerpo humano. En nuestro lenguaje, decimos anatomía y fisiología. No obstante, casi nada se ha estudiado sobre el mal que hoy afecta a casi toda la humanidad, excepto tal vez a quienes están mejor informados. Ese mal se llama pánico, en parte generado por la pandemia y en gran parte por los bulos (fake news). La única vacuna contra el pánico es el conocimiento y distinguir información científica de bulos. No es sencillo, lamentablemente.

Hay una avalancha de bulos y, aunque no se sabe exactamente de dónde vienen o quien los inventa, tienen algunas marcas que se pueden reconocer: son repetitivos con pequeñas variantes y circulan fácilmente en las redes sociales.

Tomo de ejemplo para esta nota uno de los más recientes: “El principal científico de vacunas advierte al mundo: DETENGAN todas las vacunas contra el covid 19 de inmediato o se desatara un monstruo incontrolable”. Y sigue la nota: Un destacado científico de vacunas llamado Geert Vanden Bossche…

No necesito avanzar en esta bomba mediática, tan amenazadora como la COVID-19 para darme cuenta del absurdo, un verdadero terrorismo mediático. Comencemos a disecar esta noticia como si fuera una pieza anatómica. Primero, la nota está publicada en un medio desconocido y el titular viene cargado de terror para llamar la atención y crear miedo. Geer Vanden Bossche  es un doctor en veterinaria y tiene un doctorado en virología, pero ha sido demandado por la Federal Trade Comission por prácticas engañosas.

Su nombre poco familiar se encuentra en internet como un “investigador independiente”, luego no tiene respaldo de ninguna institución y no tiene publicaciones que justifiquen su autoridad.

Efectivamente, en YouTube podemos encontrar algunos debates donde Vanden Bossche cuestiona si la vacuna es la solución a la pandemia y demuestra cierta simpatía por tratamientos alternativos sin prueba científica. Parece resbaloso y repetitivo en sus argumentos y no parece conocer la pandemia en el campo de batalla. Una cosa es opinar sobre la COVID-19 desde la comodidad de su escritorio (no parece un laboratorio independiente) y otra es tener la experiencia de atender pacientes en los hospitales.

El papel aguanta todo, dicen, pero internet aguanta mucho más. Hoy cualquier lunático es capaz de generar información pseudocientífica gracias a las facilidades que ofrece la tecnología. ¿Qué ganan generando este tipo noticia? Notoriedad, vender noticias y causar pánico. La intención es atacar directamente a los nervios.

Veamos la campaña del conocido (en Bolivia, menos en Europa), Andreas Kalcker, el mago del dióxido de cloro, quien por cierto se comunica bien en español y hace creer que verdaderamente es un científico. Con un mínimo de conocimiento de química se puede entender que este señor apenas inventa noticias. Se toma el tiempo de venir hasta Oruro a dar una “conferencia magistral” (30 de marzo de 2021). Se nota que le sobra tiempo, pero no le falta audiencia, en Oruro, le falta en Europa.

Lo más grave de estas noticias ardientes es la irresponsabilidad, por un lado, de sus inventores y de quienes se ocupan de multiplicar y hacer circular en las redes sociales y, por otro, de algunos medios de comunicación que se encargan de hacer correr por las venas noticias alarmantes, sin antes verificar la autenticidad de falsos investigadores que nadan contra la corriente de la humanidad y de la ciencia basada en evidencias.

Los rumores aliados al temor generan miedo. Cuando el miedo “contagia” a la población, se genera pánico. La manipulación mediática es tan dañina como las guerras, el terrorismo o la pandemia. La manipulación de la información por Hitler y Goebbles contribuyó a sostener la segunda guerra mundial en una población supuestamente bien educada y causó la muerte de más de 20 millones de seres humanos. La teoría del golpe y las posverdades de moda en Bolivia corren por las mismas venas. Toda información científica, política o de cualquier índole necesita más respeto y debe ser manejada con responsabilidad.

Para los lectores más interesados, recomiendo los siguientes enlaces de interés:

https://es.sott.net/article/76988-El-principal-cientifico-de-vacunas-advierte-al-mundo-DETENGAN-todas-las-vacunas-contra-el-covid-19-de-inmediato-o-se-desatara-un-monstruo-incontrolable

https://www.mcgill.ca/oss/article/covid-19-critical-thinking-pseudoscience/doomsday-prophecy-dr-geert-vanden-bossche

 
Fernando Patiño Sarcinelli es médico internista, oncólogo y fotógrafo.
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

45
4

Otras Noticias