Carlos Guevara Rodríguez

Respondiendo a Vivanco, parte II: gobierno «constitucional »

jueves, 8 de abril de 2021 · 05:09

José Miguel Vivanco, director para las Américas de la prestigiosa ONG Human RightsWatch, sostuvo una entrevista con Fernando del Rincón, en su programa Conclusiones, en CNN, el 12 de marzo del presente, en el que hace declaraciones al menos incongruentes respecto a los sucesos acaecidos durante los meses de octubre y noviembre de 2019 y respecto al gobierno de Evo Morales.

Vivanco sostiene que el gobierno de Evo Morales era constitucional hasta su renuncia en noviembre de 2019, y que a ese gobierno, al cual se refiere como “constitucional” un par de veces, le dieron un golpe “técnico”, por lo cual el gobierno de Añez que lo sustituyó no era constitucional, legal o legítimo por definición.

Si se acepta esa apreciación, la aprehensión de Añez se justifica; cómo se lo hace con detalles procedimentales y formalidades, que si bien deberían ser observados, no van al fondo del asunto. Si por observarlos no se hiciera justicia porque, por ejemplo, posibilitaría la fuga de los culpables, entonces se justifica no ser demasiado puntillosos con dichas formalidades. Debido proceso más o debido proceso menos, lo importante es que se castigue a los que perpetraron semejante delito. La narrativa de que el gobierno del MAS todavía era constitucional en noviembre de 2019 y, por tanto, legítimo, y que además se lo derrocó por medio de un golpe de Estado, hace posible la racionalización de dichas aprehensiones y el descargo del gobierno actual por haber obrado, tal vez, un poco expeditamente.

Vivanco ahora se rasga las vestiduras por las aprehensiones de Añez y sus ministros, declarándolos un atropello e ilegales, pero él, y por extensión Human Rights Watch, en cierto modo las disculpan, al haber limpiado la imagen de Morales y el MAS, al haber ayudado a condenar y deslegitimar el gobierno transitorio manteniendo que fue fruto de un golpe que se dio a un gobierno constitucional. Si el gobierno de Añez fue nada menos que un gobierno golpista ¿por qué armar tanto alboroto cuando se aprehende a su presidenta?

En la misma entrevista, Vivanco afirma que Morales perdió el referéndum del 21F, que el TCP le era funcional al permitir su reelección indefinida en contra de lo permitido por la Constitución Política del Estado, y que cometió fraude en la elección de octubre de 2019. Esas afirmaciones refutan la declaración del mismo Vivanco de que el gobierno de Morales, después de todo eso, todavía era constitucional. 

En realidad, el gobierno de Morales se asemejaba más a un gobierno de facto que a un gobierno constitucional cuando renunció en noviembre de 2019, al haber atropellado la voluntad popular y violado la Constitución en su intento de perpetuarse en el poder.

Si Vivanco fuera consistente y coherente, no podría, al mismo tiempo, aceptar que Morales violó la voluntad popular y la Constitución pero que su gobierno era legal y constitucional. Para ser consistente y coherente debería sostener lo que sostiene el MAS, o sea, no aceptaría que el gobierno de Morales violó la voluntad popular y la Constitución, de ese modo siendo coherente con la posición de que su remoción fue un golpe de Estado.

Vivanco quiere comerse el queque y guardárselo. Quiere, al mismo tiempo, condenar el reemplazo del gobierno de Morales por el de Añez a pesar de que acepta que Morales violó la Constitución y la voluntad popular; sin embargo, manteniendo que el gobierno de Morales era constitucional y, por ultimo, condenar las aprehensiones de Añez y sus ministros. ¿Cuál será la razón de semejantes contorsiones?

Carlos Guevara Rodríguez es columnista circunstancial.
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

32
2

Otras Noticias