Carlos Derpic

1 de mayo: lo que fue y lo que es

jueves, 13 de mayo de 2021 · 05:08

El pasado 1 de mayo, la celebración del Día del Trabajador fue encabezada por el presidente del Estado, secundado por el mandamás de la COB (con su infaltable casco).  Ambos estuvieron resguardados por la “policía sindical” cobista. El gobierno “regaló” a los trabajadores un decreto supremo, una resolución ministerial y dos proyectos de ley. El 5 de mayo, entregó a la Fstmb un lujoso edificio, ubicado en el mismo lugar en el que funcionaba hace 40 años, antes de ser demolido por órdenes de Luis Arce (¡qué coincidencia!) Gómez.

¿Qué nos muestra esta realidad? 

El Día del Trabajador recuerda a los trabajadores masacrados en Chicago, en 1886, por exigir 8 horas de trabajo diarias y es ocasión para que los trabajadores reafirmen su carácter de clase y renueven su convicción de lucha por mejores días. En cambio, lo ocurrido en Bolivia muestra la intromisión del Estado en el seno de la clase obrera y el sometimiento de ésta a aquel. No es admisible que una marcha de la COB esté encabezada por ningún presidente. Pero, claro, ahora el Secretario Ejecutivo de la COB sólo tiene casco y nada más en su cabeza. 

La “policía sindical”, reprimió a los maestros (forman parte importante de la COB) que reclamaban mejoras salariales para su gremio. En el pasado, la policía sindical cuidaba de la integridad de los trabajadores, ante eventuales agresiones por parte del Estado y sus agentes. Hoy es un grupo de matones dispuesto a impedir cualquier expresión contraria al gobierno o a la servil COB.

Entre 2006 y 2019, el Gobierno entregaba decretos supremos en favor de los trabajadores, reiterativos de otros ya vigentes o demagógicos, como aquel que dispuso el “entierro” o “destierro” del DS 21060, pero lo entregaba. Esta vez sólo entregó el DS 4500, basado en la Resolución Ministerial 431/21 relativo a la declaración en comisión de los principales dirigentes (COB, CODes y CORes). La única novedad de esta norma, es una barbaridad: la fuerza mayor y el caso fortuito, no son causales de extinción de la relación laboral; claro que, esto no corre para todos; diarios como La Razón, pueden despedir por fuerza mayor, a través de Zoom y con intervención de Notario. 

Uno de los proyectos de ley es contra el acoso laboral y el otro sobre los Principios de derecho laboral y protección del derecho al trabajo, aspectos ya reconocidos por la normativa vigente. Demagogia barata

Las conclusiones de lo examinado, no podrían ser peores: 

Una débil COB cooptada por el Estado, a cambio de prebendas, y una dirigencia inescrupulosa que jura defender al gobierno y pospone las reivindicaciones de los trabajadores. 

Una “policía sindical” convertida en grupo parapolicial que defiende al gobierno y a los corruptos dirigentes de la COB e impide la protesta de sus bases.

Un fugado que asoma como el que realmente entregaba decretos, no proyectos.

La dirigencia de los otrora revolucionarios mineros, adormecida por la prebenda y permitiendo que la ministra de la Presidencia cambie el eslogan de “Marcelo (Quiroga Santa Cruz) vive, la lucha sigue”, para reemplazarla por el nombre de un dirigente abusivo y borrachín, fallecido hace poco en circunstancias no aclaradas. 

El principio de la primacía de la realidad, aplicado a lo sucedido hace pocos días,  nos lleva a afirmar: 

Chau independencia de clase, chau conciencia de clase, chau dirigencia sindical, bienvenida la inmoralidad y la prebenda. 

¿Fascismo en ciernes? Una lectura de Hanna Arendt y Antonio Gramsci puede ayudar a responder la pregunta.

 

Carlos Derpic es abogado.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

71
49

Otras Noticias