Juan Antonio Morales

El economista tranquilo

jueves, 13 de mayo de 2021 · 05:09

Una gran pena ha causado el  fallecimiento del licenciado Carlos Machicado Saravia.  Chaly, como se lo conocía, fue sobre todo un profesor universitario, completamente dedicado a sus alumnos, además ejerciendo una paciencia infinita. No perdía la calma fácilmente.

Sin ser marxista, dedicó gran parte de su atención académica a la planificación del desarrollo, con énfasis en el desarrollo industrial. Se le debe el prólogo de una edición muy pulcra del Plan Bohan, que fue posiblemente el documento más influyente en el desarrollo económico de Bolivia del siglo XX.  Chaly pensó correctamente que se necesitaba una nueva edición, para conocimiento de las generaciones actuales. A Chaly le publicaron también su curso de Planificación Económica y sus libros de La industrialización, requisito del desarrollo nacional y sus Apuntes sobre la economía boliviana, así como varios artículos en revistas académicas. Sus publicaciones son destacables, pero era, sobre todo, un gran maestro.  

Conocí a Chaly en los primeros años de la década de los 70, cuando éramos funcionarios del Ministerio de Planeamiento. Charly tenía que plasmar en planes de más corto plazo, la muy ambiciosa Estrategia socio-económica del desarrollo nacional 1971-1981. Sea dicho de paso, este importante documento fue reeditado el año 2015 por Flavio, hermano de Chaly. 

Yo, un poco más joven que Chaly, era su subordinado. Eran sin duda épocas heroicas, cuando no se contaba con computadoras ni con los otros instrumentos que ahora son indispensables para los estudios económicos. Me acuerdo todavía con cariño de un ingeniero del ministerio, que hacía proyecciones del PIB para cada año de la Estrategia, dándole una vuelta a la manivela de su Facit, un artefacto mecánico.

Chaly, con su fino humor, nos contaba que invirtió, con su calculadora manual, una matriz insumo-producto de 10 filas y 10 columnas (que los no-economistas me perdonen por entrar en ese tecnicismo), para su tesis de maestría en París. Cada error aritmético  le hacía recomenzar los cálculos. Tardó varios días, pero completó la obra. Ahora la inversión de una matriz de esas dimensiones le lleva segundos a una computadora.

Luego del golpe de Banzer de agosto de  1971, nos fuimos  a encontrar en el Centro Nacional de Computación (Cenaco), en un pequeño grupo dedicado a la investigación económica, que lo había conformado su gerente y fundador, el ingeniero Iván Guzmán de Rojas. Chaly y yo teníamos nuestros escritorios lado a lado. Se sumó también a nuestro grupo Herbert Müller. Chaly, como buen representante del linaje de los Machicado de Sopocachi, estaba lleno de sabrosas anécdotas de su barrio. Recordaba también  sus años de estudiante en la Facultad de Ciencias Económicas de San Andrés,  conducida  por su  vitalicio y excéntrico decano el licenciado Eduardo Nava Morales y el curriculum, que por lo esencial estaba dado por los cuatro tomos del indigesto Das Kapital (El Capital) de Marx. Chaly mencionaba también sus años en París, donde le tocó el famoso Mayo 1968, con sus manifestaciones de estudiantes y sus poéticos eslóganes.

Fue en los departamentos de economía de la Universidad Católica Boliviana y de la UMSA, que innumerables generaciones de universitarios aprendieron planificación del desarrollo, el tema favorito de Chaly. Fue un honor ser su colega. 

Chaly tuvo también importantes tareas administrativas como director de dos carreras de economía, una en la Católica y otra en la UMSA (obviamente, no al mismo tiempo). Por muchos años fue también vicerrector, muy apreciado por todos, de la regional de La Paz de la UCB. Las autoridades de la Universidad Católica le rindieron un emotivo y merecido homenaje el año 2018. Se lo consideró siempre uno de los pilares de la UCB. Se lo extrañará.

Su esposa Zulema, una reconocida profesional,  fue una gran compañera, con  una dedicación sin límites. Sus hijos Carlos Gustavo y Natalia, economistas,  han seguido  los pasos de su padre. Para todos ellos van mi solidaridad y mis pensamientos.

 


Juan Antonio Morales es profesor emérito de la Universidad Católica Boliviana y expresidente del Banco Central de Bolivia.
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

86
51

Otras Noticias