Carlos Valverde

Pa que hacerlo bien (si lo podés hacer mal)

domingo, 23 de mayo de 2021 · 05:07

Recién nomás nos enteramos (no lo publicitaron) que el Gobierno suscribió un convenio con una empresa canadiense (Biolyse Pharma Corporation) para “abastecerse de unos 15 millones de vacunas" de Johnson & Johnson, pero… que para lograr ese objetivo primero deben levantarse las patentes sobre la fabricación de las vacunas, de manera tal que… lo más seguro es quién sabe cuándo podremos tener vacunas para salir del problema en el que nos encontramos.

Y digo problema porque, si después de seis meses del aviso” del acuerdo con Gamaleya para le llegada “de 15 millones de dosis” de la vacuna Sputnik V (eso fue en diciembre 2020) están en negociaciones para la adquisición “de 15 millones de dosis”, es claro que el primer acuerdo no funcionó y que las vacunas se las prometió pero, lo más probable es que no las hayan pagado y como no las pagaron, éstas no son una realidad… cosa que no debe ser tan mala porque, de la lectura de noticias de medios serios, sabemos que hay problemas con fabricación de la segunda dosis de la vacuna que  no sería igual a la primera (que tiene nuevos componentes, de acuerdo a un artículo del New York Times del 27 enero 2021).

Se sabe que Brasil rechazó la segunda dosis, no por las variantes entre una y otra que no es el problema, sino porque, al parecer, “los lotes enviados portaban una versión viva de un virus común que causa el resfriado” (https://www.france24.com/es/minuto-a-minuto/20210429-cient%C3%ADficos-apoyan-decisión-de-brasil-de-parar-importación-de-vacuna-rusa?ref=wa) ; ese hallazgo de Brasil fue secundado por los institutos reguladores más importantes del mundo: de Estados Unidos y la Universidad  Jhons Hopkins de ese mismo país y el de Francia, quienes conminaron a los rusos a aclarar el asunto para evitar la zozobra de millones de personas en el mundo que ya habían recibido la primera y también la segunda dosis.  El tema es que no llega la segunda dosis y en el país decidieron confiar en Gamaleya, que decidió ampliar el tiempo entre vacunas de 21 a 90 días, sin un solo respaldo científico que no sea un comunicado que dice “creemos que es posible” …. Y así estamos, sin datos ciertos de la OMC o la FA de Estados Unidos… vacunándonos de manera incierta, pero entre vacunarse y no vacunarse es mejor hacerlo (de eso no hay dudas,  así haya que encomendarse, según la creencia que se tenga o a Eric Clapton).

Ah!!! Me olvidaba, si no tenemos nada en firme con la Johnson & Johnson, porque esto va a hacerse “sólo si se libera la patente”, estamos mal porque no se sabe que tengamos contratos para otras vacunas y esto nos “pilla” con más enfermos que el año pasado y no tardamos en igualar y pasar los fallecidos y nuestras autoridades sacándose fotos cada que llega una carga o se inaugura un centro de vacunación. Así nos va.

Pero no es todo: las reservas del Estado en el Banco Central de Bolivia al 14 de mayo del 2021, en efectivo apenas alcanzan a 1.921 millones de dólares estadounidenses en divisas (40,32%) , lo demás está en oro : 504 millones de dólares estadounidenses en oro (52,56%), lo que es mala señal porque el gobierno no va a bajar el gasto público, no va a incentivar las exportaciones poniendo freno a las exportaciones con licencias previas, certificados de abastecimientos en el mercado interno y otras linduras que se les ocurre cuando de la producción cruceña sobre todo se trata; peor aún va a devaluar, de manera que nos la vamos a ver muy mal, porque pronto no habrá plata para importar hidrocarburos y el gobierno no atiende las ofertas de la industria sucroalcoholera que ofrece energía limpia (Aguaí y Guabirá lo han hecho en firme); así nada muestra por dónde salir, porque el gobierno va a seguir haciendo “funcionar” las empresas deficitarias y sacando impuestos de lo que sea y metiéndose en “bagatela tributaria”, como la de hurgar maletas en Viru Viru y otorgando “bonos”… y, probablemente colocando “bonos soberanos por 8 o 9% de interés… por eso digo, para que hacerlo bien, si mal se puede.

¡Y, lo que pasó en los aeropuertos! ¡¡¡51 vuelos no despegaron!!! … el paro evitable de Aasana, a cuyos trabajadores les debían cinco meses y otras promesas que las incumplieron, poniendo en riesgo la aeronavegación del país, en una muestra de la incapacidad del ministro Montaño, que hasta no ahora entiende qué hace en ese ministerio (y si él no lo sabe, peor nosotros) y, de paso, el ministro de economía que dijo que estaba “pesquisando”, quién le debe a Aasana para cobrar y pagar los meses de sueldo adeudados (todos meses adeudados en el gobierno de Arce, hay que dejar claro esto por la tendencia de achacar todo a la gestión de Añez)

El país está mal, ese es un hecho, la pandemia va a superar todos los pronósticos pesimistas (va a ser peor) y el gobierno seguirá buscando echarle la culpa a los que se fueron, buscando más artículos del código penal para armar un relato que sólo puede beneficiar al que huyó; mientras “el portavoz”, que cada vez aparece menos, (por suerte), anda preguntando por qué motivo la OEA no dice” fraude” y eso nos recuerda lo que hemos dicho más de una vez, el Informe de la OEA tiene escritas en innúmeras ocasiones las palabras dolo, manipulaciones, alteraciones, demostrando que si en el Gobierno no entienden a qué se refieren,  es porque no les da la gana… o no les da el tari.

Hay muchos más motivos para ser pesimistas, pero… es domingo y no vale la pena amargarse tanto… el lunes volvemos a lo mismo.

Carlos Valverde es periodista, analista político y escritor.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

57
4

Otras Noticias