Hans Scholz Delgado

Conocer tu estado o respuesta inmunológica post vacunación

miércoles, 26 de mayo de 2021 · 05:07

El cuerpo humano es una sinfonía metabólica y bioquímica, determinada por la biosíntesis de proteínas en respuesta a la información genética del individuo que le otorga un estado de salud.

Creo importante contextualizar para el lector un glosario de terminología que le permitirá comprender el presente artículo; exactamente a qué se refiere y cuál es el alcance del mismo.

Las inmunoglobulinas son un mecanismo de defensa del los organismos vivos, siendo las más especializadas las  inmunoglobulinas de los humanos. Existen dos tipos de respuesta: las denominadas células T, que son la respuesta primaria celular, una defensa de las células a la presencia del agente agresor (bacterias, virus, parásitos) y la respuesta humoral donde radica la producción de los anticuerpos que se traducen en inmunoglobulinas, de particular respuesta cuando las células T no cumplieron con la primera barrera de detección del agresor.

La células B, así denominadas, son las encargadas de la producción de anticuerpos que se traducen en grupos: inmunoglobulia G (IgG), inmunoglobulina M (IgM), inmunoglobulina A (IgA), inmunoglobulina secretoria (muy importante de soporte al criterio clínico del proceso de recuperación pulmonar). Estas son respuestas a fracciones especificas del agresor.

Cabe recalcar que los agresores son entidades que también contienen información genética y obedecen a su propia sinfonía de información y por lo general requieren de un organismo superior para perpetuarse como especie, vale decir reproducirse (bacterias) o replicarse (virus);  y es en este huésped donde encuentran los insumos necesarios para el efecto.

La causalidad del proceso infeccioso al que me refiero es el rompimiento de la armonía del huésped a causa del   SARS-CoV 2 ó Covid19.

Este artículo trata del comportamiento de cómo se adquiere cierto tipo de inmunidad contra esta entidad biológica SARS-CoV-2; sea por un proceso natural de defensa (padecimiento sintomático o paciente asintomático)  y/o por un proceso de inmunización de la diferentes vacunas -desde virus atenuados hasta  una fracción genética-.

La medición del nivel de inmunización alcanzada se mide por un mecanismo muy específico que no es la liberación de inmunoglobulinas M, G, A. Se mide por las regiones involucradas en la fijación del virus a la célula del huésped; es decir, que éste no encuentre células capaces de infectar. El sujeto agredido se defenderá produciendo anticuerpos que no permitan adherencia a sus células (anticuerpos RBD).

La otra prueba es la determinación de la actividad neutralizante de anticuerpos anti SARS CoV-2 por la inhibición de la unión de ACE2 (célula humana) -RBD (virus), que impiden el ingreso del virus a la célula, evitando la liberación del material interno viral (anticuerpos AN).

Hay que recalcar que medir anticuerpos G no es decir nivel de inmunidad. En este caso, sólo se trata de memoria inmunológica. Ig G, Ig M Ig A son marcadores inmunológicos que utiliza el médico para seguir el proceso de recuperación del paciente. Es evidente también que requerirá de pruebas metabólicas y hematológicas, donde el concurso del bioquímico clínico, en concordancia con la interpretación clínica y terapia conducida por el médico, son lo apropiado.

Ante la pregunta: ¿adquirí cierto nivel de inmunidad? La individualidad de este caso se está tornando repetitiva a lo largo de los días de trabajo:

Primer evento: Inoculación de primera dosis de vacunación al día 20 sin molestias. Estricto mantenimiento de protocolos de cuidado pos vacunación.

Segundo evento: Inoculación de segunda dosis de vacunación. Estricto mantenimiento de los protocolos de cuidado pos  vacunación.

Los resultados del nivel de inmunidad a los 21 días de la segunda dosis muestran un nivel de anticuerpos de defensa admisibles como respuesta adquirida; sin embargo, estos niveles de cobertura contra RBD y AN abruptamente bajaron a la mitad en tan sólo 20 días y la tercera medición, 32 días después de  la primera, da valores de poco más de un tercio del valor original; por lo que presumiblemente los valores de respuesta en corto plazo se perderán. La técnica utilizada en esta evaluación es la quimioluminiscencia. 

¿Cuál  la cobertura en función al tiempo de la inoculación de la vacuna de procedencia China?, ¿cuán pasible a la reinfección soy?, ¿la  presencia del virus reactivará la memoria inmunológica?, ¿puedo o debo volver a vacunarme con otra vacuna o necesito una tercera dosis?

Como conclusión puedo decir que aún falta mucho por estudiar acerca del nuevo coronavirus  SARS CoV-2 y que, sin duda, las medidas  de contención física siguen siendo lo más importante: barbijo, higiene, desinfección y distanciamiento social.

Cabe recalcar que esta apreciación es estrictamente personal y es una respuesta de un solo individuo y no trata de generar dudas, pánico ni controversia en contra la vacunación; es más,  estoy a favor de ella.

La idea es principalmente no bajar la guardia aún estando vacunado, manteniendo los protocolos de bioseguridad.

Hans Scholz Delgado es bioquímico

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

17

Otras Noticias