Wang Jialei

Desarrollo verde: es hora de cumplir las promesas

sábado, 8 de mayo de 2021 · 05:08

Hace unos días, el Presidente chino, Xi Jinping, asistió a la Cumbre de Líderes sobre el Clima, exponiendo las propuestas de China para abordar el cambio climático: adherirse a la coexistencia armoniosa del hombre y la naturaleza, desarrollo verde, gobernanza sistémica, un enfoque centrado en el pueblo, multilateralismo y el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas. Asimismo, anunció los objetivos y medidas de China para responder al cambio climático.

El hombre y la naturaleza tienen una relación simbiótica. La milenaria cultura china siempre abogó por la integración y la coexistencia armoniosa entre la naturaleza y el hombre. En los últimos 40 años de reforma y apertura, China ha conseguido logros históricos en el desarrollo económico y social, pero también ha acumulado no pocos problemas ambientales.

El Presidente Xi, desde su asunción, ha otorgado gran importancia a la protección ambiental e incorporado el concepto de civilización ecológica, tanto en el diseño general del socialismo con características chinas, como en la Constitución de la República. Señaló, además, que la descontaminación es una de las batallas más duras y que la construcción de una China hermosa es uno de los objetivos en la construcción de un país socialista moderno.

Por ello, en los últimos años, China ha acelerado la transformación de su modelo de desarrollo fomentando las industrias emergentes, transformándolas tradicionales, eliminando modelos de producción obsoletos y absteniéndose de modelos basados en alto consumo de energía y que genere altas emisiones. 

También ha optimizado su estructura energética, tal que la energía limpia representó el 23,4% del consumo mientras que el de carbón se redujo al 57,7%. La eficiencia en el consumo de energía, agua y recursos minerales, mejoró integralmente. A finales de 2019, las emisiones de dióxido de carbono por unidad de PIB disminuyeron en un 48,1% respecto a 2005, cumpliendo así con anticipación el objetivo de reducir entre 40% y 45% hasta 2020.

China intensificó el control de la contaminación ampliando la cobertura de calenfacción limpia en la región norte, logrando que el 86% de las instalaciones de generación de energía a carbón produzcan emisiones ultrabajas, así también plantas siderúrgicas con capacidad de unos 610 millones de toneladas, se transformarán para lograr muy bajas emisiones. A septiembre de 2020, el 96,1% de las fuentes de agua potable centralizadas urbanas lograron una calidad óptima y la eliminación de aguas negras en un 90%.  Para la población china, paso a paso, el cielo es más azul, el agua más clara y las montañas más verdes.

China ha tomado acciones constantes en la protección y restauración ecológicas y trazado de manera preliminar la línea de protección ecológica, llevando a cabo la evaluación y la demarcación y edificando un sistema de reservas naturales con parques nacionales como cuerpo principal, además de fortalecer la supervisión de las mismas. Se han hecho grandes esfuerzos en reforestación a gran escala. Según datos de la NASA, casi una cuarta parte de las áreas verdes agregadas en el mundo entre 2000 y 2017 corresponde a China.

China continúa mejorando sus instituciones para la protección del ecosistema. Creó el Ministerio de Ecología y Medio Ambiente, estableció y revisó leyes, como la Ley de prevención y control de la contaminación del suelo, aplica sanciones serias contra actos dañinos para la naturaleza, mejoró el sistema de gestión de activos de recursos naturales, puso en práctica el sistema de compensación a los daños medioambientales y mejoró el sistema de participación pública en la protección del entorno.

En la Cumbre de Líderes sobre el Clima, el Presidente Xi anunció que China se esforzará por alcanzar el pico de emisiones de dióxido de carbono antes de 2030 y la neutralidad de carbono hasta 2060. Este período entre el pico y la neutralidad de carbono prometido por China es mucho más corto que el que les toma a países desarrollados. 

El cronograma para el pico y la neutralidad de carbono se ha incluido oficialmente en el Plan Nacional de China y constituye un programa de acciones prácticas. Los líderes de otros países, que participaron en dicha Cumbre, también formularon ambiciosos objetivos, lo que refleja el amplio consenso de la comunidad internacional sobre el cambio climático. Resulta que cumplir las promesas vale más que anunciarlas. Lo importante es que todos los países hagan lo posible para honrar sus promesas y avancen sin retroceder.

Frente a los desafíos ambientales y ecológicos, ningún país es una isla. Sólo trabajando juntos podremos responder de manera eficaz estos problemas globales y lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030 de las Naciones Unidas. Sólo caminando uno al lado del otro lograremos que el desarrollo verde se arraigue en los corazones de la gente y podamos salvaguardar nuestro único hogar.

 

Wang Jialei, Cónsul General de China

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

48
173

Otras Noticias