Evelyn Callapino Guarachi

Una pelea y un retrato

miércoles, 16 de junio de 2021 · 05:12

Las bolivianas y bolivianos hemos visto estupefactos la confrontación en la Asamblea Legislativa Plurinacional el pasado 8 de junio. Antonio Colque (MAS), Henry Montero (Creemos), Tatiana Añez (Creemos) y María Alanoca (MAS) fueron protagonistas de una tensa confrontación que llegó a golpes. Las reacciones no tardaron en llegar, pues medios de comunicación nacionales e internacionales, además de las redes sociales, dieron cobertura a semejante espectáculo. 

En este escenario urge preguntarnos ¿qué nos retrata esta pelea? Este show en el Congreso representa claramente la falta de gestión y de propuestas por parte de la clase política que ha reducido su accionar a un espectáculo. Cada golpe, insulto y grito de todos los frentes políticos en ese momento figura la carencia de diálogo y consensos por parte de los y las congresistas. 

Ante la crisis multifactorial (económica, sanitaria, política, educacional, etcétera) por la que estamos atravesando, cada espacio de decisión tiene la responsabilidad de canalizar soluciones ante las problemáticas bolivianas que cada vez se agudizan más por la pandemia. A cambio, nos encontramos con discursos y actuaciones que fomentan una cultura revanchista que únicamente se concentra en buscar culpables,  es en esa búsqueda que se pierde la oportunidad de gestión de las autoridades.  En consecuencia, lo político se ha convertido en politiquería;  es por ello que la población le ha restado legitimidad a los gobernantes y la democracia representativa ha entrado en tela de juicio.

Este accionar en el Congreso es el claro retrato de una Bolivia polarizada y agresiva,   incapaz de dialogar que reproduce el discurso confrontador de la clase política. En esta división están quienes son pro-MAS y anti-MAS. Cada quien defiende su verdad, eliminando a su contraparte, lo que nos aleja aún más de una posible reconstrucción de nuestro país. 

La sociedad en este último tiempo se ha visto afectada por esta situación, cada quien se salva como puede ante tantas carencias. En consecuencia, la legitimidad del sistema político se va resquebrajando cada vez más y la incertidumbre va ganando fuerza.

En este retrato también se encuentran los medios de comunicación que dan una cobertura agigantada a este tipo de espectáculos y minimizan los problemas estructurales. Pareciera que están a la espera de casos que puedan llegar más a la gente y así tener mayor impacto. Y si llega más un espectáculo como el del Congreso le dan mayor importancia, dejando de lado el tema de fondo, en este caso la interpelación del Ministro de Gobierno ante el caso de Jeanine Añez. 

En este contexto, los retos son grandes para Bolivia. El Estado tiene un rol preponderante en las decisiones que direccionen la recuperación del país, pero cada vez esto va perdiendo sentido por el accionar de los políticos. Es por ello que urge que la clase política reflexione su accionar político y canalice las demandas sociales y no las de un frente político o una elite.

Como sociedad boliviana es necesario dejar de reproducir este discurso confrontador e iniciar un proceso de reconciliación promoviendo la pluralidad de pensamiento y la empatía sin entrar a espacios de confrontación e intolerancia. 

Los medios de comunicación podrían aportar en este proceso enfocándose en los verdaderos problemas de la sociedad y promoviendo una cultura de paz.

 

Evelyn Callapino Guarachi es politóloga, docente universitaria y fundadora de Mujer de Plata.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

17
8

Otras Noticias