Erick San Miguel  Rodríguez

Las responsabilidades en el negociado de gases lacrimógenos

sábado, 19 de junio de 2021 · 05:10

Develado y probado el sobreprecio en la compra de gases lacrimógenos en la gestión de Arturo Murillo corresponde analizar la responsabilidad de quienes firmaron los tres decretos supremos que viabilizaron la compra de gases con sobreprecio, incurriendo en los delitos de soborno transnacional y lavado de dinero, aspectos ya probados por las pesquisas realizadas en Estados Unidos.

El primero es el DS 4090 de 29 de noviembre de 2019, que autoriza al Ministerio de Defensa la “adquisición excepcional” de gases para la Policía Boliviana; como esta operación no se concretó, fue abrogado el 12 de diciembre por el DS 4116, que a su vez autorizaba adquirir material bélico en el extranjero (ya no señalaba que debía transferirlo a la Policía).

 Finalmente, el 27 de febrero de 2020 el Consejo de Ministros aprueba el DS 4168 para que el TGN reasigne recursos a favor del Ministerio de Gobierno para transferirlos al de Defensa, para “el cumplimiento de obligaciones contraídas por la adquisición” de los agentes químicos; y luego para que éstos sean transferidos al Ministerio de Gobierno “sin imputación presupuestaria”.

Sin este rosario de irregularidades la megacorrupción de Murillo no hubiese sido posible. Exponemos las razones:

1. La adquisición de gases lacrimógenos, de equipos antimotines y de material bélico se rige por normas específicas, contenidas en la legislación de contrataciones estatales y en las leyes sobre armas de fuego y otras. Por la naturaleza de los bienes a ser contratados como por las entidades que contratan – Fuerzas Armadas y Policía Boliviana – las reglas son especiales, lo que no significa que no tengan un procedimiento. En síntesis, la modalidad de contratación por excepción ya está prevista en el decreto 0181 (NB SABS) y no requiere nuevas autorizaciones; como en cualquier compra el responsable es la MAE y no todo el Gobierno.

2. Sin certificación presupuestaria no puede iniciarse ninguna contratación estatal (artículo 10, Ley Safco), pero por la lectura del DS 4168 se deduce que el Ministerio de Defensa llevó adelante el proceso sin tenerla y todo el gabinete se prestó a convalidar un acto irregular.

3. La compra de este material en las Fuerzas Armadas y la Policía Boliviana se rige por la modalidad de “contratos por excepción” (artículo 65 de las NB SABS) y no por “contratación directa en el extranjero” como dice el DS 4116. Estas últimas están reguladas por el DS 26688 y las NB SABS (artículo 77); los casos están enumerados de manera precisa, entre los cuales no califica este tipo de compra.

4. El DS 4168 es el mayor absurdo: compra Defensa, pero Gobierno le transfiere los recursos para el pago, y al final Defensa le entrega los gases a Gobierno. ¿por qué el Ministerio de Defensa compra gases para la Policía? La ex Presidenta dijo que se cumplió con la Ley SAFCO; lo más probable es que ella ignore su contenido, porque esta ley dice exactamente lo contrario.

5. La Ley Orgánica de las FFAA establece limitaciones en el uso y la disposición de su patrimonio, incluyendo armas y equipo. Los decretos de Añez se pasaron por encima de esta ley.

Está claro que Murillo no quería firmar el contrato y tenía a su lado a alguien demasiado dócil para hacerlo por él; y, bajo su férula a la “Presidenta” y su gabinete, quienes se sometían obedientes a sus dictados (no olvidemos el decreto de ENDE o el nombramiento de sus familiares en el servicio exterior). Al haber participado en esta contratación J. Añez y sus Ministros son corresponsables (artículo 165 parágrafo II de la CPE), porque sin estos decretos la comisión de los delitos de corrupción no hubiese sido posible. El Código Penal lo llama “cooperación necesaria”.

La derecha pretende mostrar que Murillo “se corrompió”, “traicionó”, que fue una anomalía, etc.; pero lo cierto es que Murillo no fue una anomalía, fue la normalidad. Tampoco hay un Murillo adalid de la lucha contra la corrupción y un Murillo corrompido. El ex Ministro de Gobierno fue una manzana podrida en una cesta de manzanas podridas.

 

Erick San Miguel  Rodríguez es abogado.
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

6
13

Otras Noticias