Juan Cristóbal Soruco Q

Orgullo de un periodista jubilado

lunes, 28 de junio de 2021 · 05:12

La semana pasada hubo una noticia que me induce a describir, esta vez, sentimientos personales y, de refilón, reflexiones sobre el periodismo, este oficio tan vapuleado como necesario.

Me refiero a la renuncia a la Dirección de Página Siete de Isabel Mercado y su sustitución por Mery Vaca. Se trata de dos periodistas hechas en la academia, en la calle y en la redacción, que han dado y dan muestras de compromiso profesional y ético en el ejercicio de su profesión. Sin ser irresponsables, a lo largo de su carrera han sabido enfrentar las presiones del poder, cualquiera sea éste, y asumieron puestos de responsabilidad en tiempos bastante difíciles para este trabajo.

Desde ya, dirigir un periódico y una redacción no son tareas simples, salvo para quienes creen que los periodistas somos correas de transmisión de intereses económicos y políticos. Cada periodista se esfuerza porque sus criterios y trabajo sean respetados, de manera que la Dirección tiene que guiar el debate para arribar a puntos comunes a la hora de fijar la agenda de trabajo, los principales contenidos y las fuentes indispensables.

Además, hay que lidiar con el mundo exterior donde, por un lado, uno/a debe dar un examen escrito cada día y, por el otro, tratar con quienes, desde todos los ámbitos de la vida social, quieren que el medio difunda lo que les interesa, y rechazar las presiones con contundencia sin cerrar, obviamente, las puertas. Y ni qué decir del poder político…

Isabel Mercado ha cumplido ese papel con idoneidad y ahora ha decidido ir por otros caminos, dando paso a una renovación programada de manera que su ausencia no afecte la vida del periódico, una muestra más de su lealtad con la profesión.

Por su parte, la decisión de Mery Vaca de asumir la dirección de Página Siete sigue la anterior lógica. Conoce las dificultades que deberá enfrentar y lo hace, también, como una muestra de su pasión por el periodismo que reporta tantas satisfacciones, pero también muchas frustraciones.

Ya retirado, entre las mayores satisfacciones que tengo es ver cómo colegas con los que he trabajado a lo largo de mi vida profesional asumen puestos de dirección y lo hacen con idoneidad profesional y ética. Recuerdo a Juan Carlos Rocha, Amparo Canedo, Grover Yapura y Luz Marina Canelas, con quienes vivimos experiencias intensas cuando nos tocó trabajar juntos y con quienes adoptamos decisiones importantes que de una u otra manera marcaron nuestras vidas y nuestras fuentes de trabajo. Mucho aprendí de ellos, y espero que de algo yo les haya sido útil.

Pero, con Isabel Mercado y Mery Vaca me surge un sentimiento particular. Fui testigo de su carrera profesional desde sus comienzos y siempre les tuve una confianza total porque además de no mezquinar su trabajo, defendían sus criterios y, cuando se les demostraba, rectificaban sus errores.

Quiero hacer una mención especial a la actitud del presidente del directorio de Página Siete, Raúl Garafulic Lehm, quien, con visión profesional y conocimiento del mundo del periodismo, opta una vez más por mantener en la dirección del periódico a una profesional idónea, visión que debería ser emulada para el ejercicio de un periodismo que cumpla mejor su deber de informar en forma correcta y oportuna.

Todo lo dicho me provoca orgullo porque se trata de personas con las que he convivido en mi vida profesional, con quienes cotidianamente nos esforzábamos para ser fieles buscadores de la verdad y con quienes me unen lazos profundos de amistad. Éxito a Isabel y Mery en esta nueva etapa de su vida profesional.

 

Juan Cristóbal Soruco Q.  es periodista.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

49
3

Otras Noticias