Beatriz Muriel H.

¿Qué poblaciones fueron más afectadas por el Covid-19?

jueves, 3 de junio de 2021 · 05:11

Cada día es posible observar, en diversas páginas de internet, reportes del número de contagios, y muertes diarios de Covid-19, cuya información primaria es provista generalmente por los gobiernos de los países. En el caso de Bolivia, por ejemplo, la Universidad Johns Hopkins reportó 368.474 casos acumulados al 30 de mayo de 2021; desde el primer caso, el 11 de marzo de 2020.  Sin duda, esta recolección de datos es altamente valorable para el análisis de la problemática y expone el gran avance en tecnologías de información a nivel global. Sin embargo, estos datos subestiman la verdadera magnitud de la pandemia, dado que muchas personas no se hacen ninguna prueba para detectar la enfermedad, a pesar de tener los síntomas -leves o fuertes-  o incluso por no tenerlos -los asintomáticos-.

Varios investigadores han realizado estimaciones para contar con datos algo más exactos sobre el número real de contagios en diversos países, donde se aprecia que la brecha entre estos cálculos y los registros publicados en las páginas web son altas, y van desde tres a uno hasta, incuso, 17 a uno. En Bolivia, una investigación de Muriel y Mansilla -que evalúa los casos utilizando la Encuesta de Hogares (EH)  2020- muestra que hasta diciembre del año 2020 esta brecha era alrededor tres a uno; sin contar con todos los asintomáticos. 

Con todo, aún más interesante de la información de la EH 2020 es que es posible establecer las poblaciones que estuvieron más expuestas y fueron más vulnerables a la enfermedad. 

Las estimaciones muestran que la fuerza laboral fue la más afectada en relación a la población inactiva; los que viven en las zonas urbanas, en comparación con los que residen en las rurales; los considerados no-pobres, en contraste con los pobres; los hombres, en relación con las mujeres, y los adultos, en relación a los jóvenes.

Este escenario reconfiguró las usuales poblaciones vulnerables -mujeres, jóvenes, pobres, etcétera- en el año 2020, y para el caso específico del Covid-19, lo cual puede ser explicado, en alguna medida, por los entornos laborales particulares de las actividades económicas y por los sistemas inmunológicos aparentemente diferenciados. 

Por un lado, las estimaciones a partir de la EH 2020 muestran que los trabajadores del sector agropecuario -que representan algo más del 30% de la población ocupada- tuvieron las menores tasas de contagios. Ellos, que concentran la mayor parte de los trabajadores pobres y se encuentran en las zonas rurales, habrían tenido la ventaja de laborar en lugares de baja densidad poblacional y en periodos estacionales. 

Por otro lado, los sectores económicos con los porcentajes más altos de trabajadores contagiados fueron la administración pública, Policía y Ejército, salud y actividades financieras. Esto coincide con el hecho de que sus actividades fueron menos limitadas entre marzo y diciembre del 2020, que se encuentran en su mayoría en las zonas urbanas y que concentran en mayor medida a trabajadores no-pobres –por ejemplo, en relación al sector agropecuario-.

En el caso de las mujeres trabajadoras, aparentemente prevaleció su mejor sistema inmunológico. Por ejemplo, en el sector de comercio, hoteles y restaurantes –que agrupa más de un tercio de las trabajadoras y algo menos que un quinto de los hombres- hubo 14 de cada 100 hombres infectados; mientras que esta tasa llegó a 10 para las mujeres. Algo parecido parece haber sucedido para los jóvenes.

Sin duda, los datos han ayudado de manera importante al análisis de la crisis sanitaria. Claro está, cabe realizar mayores estudios, a la simple fotografía de la información para entender mejor las razones detrás de estos datos. 

En esta evaluación cabe notar también que las brechas pueden haberse modificado, una vez que las medidas de aislamiento se redujeron drásticamente, la movilidad de las personas aumentó por las fiestas de fin de año y hubo diversas campañas políticas, entre otros varios factores.

Beatriz Muriel H. es Ph.D y directora ejecutiva de Inesad.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

17
1

Otras Noticias